Primer tropiezo para AMLO: poder judicial

Tras una reforma impulsada por el recién juramentado presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), con la que pretende reducir significativamente el sueldo de la administración pública, de manera que nadie gane más que el jefe de Estado, más de 2000 empleados se han manifestado en contra de esta iniciativa.

En este sentido, un total de 600 magistrado han promovido un juicio de amparo para impugnar esta medida, por considerar que la misma constituye una clara violación de los derechos humanos. Es importante resaltar, que actualmente, el sueldo del jefe de Estado es de 5.300 dólares, luego de un recorte del 40%.

De acuerdo con la demanda, se afirma que la reforma “es contraria al orden constitucional”. “El Poder Judicial goza de autonomía para disponer de sus recursos, por lo cual no tiene obligación de someter al escrutinio del Poder Legislativo las remuneraciones que asigne a jueces y magistrados federales”.

En medio de fuertes exigencias hechas por el pueblo mexicano, en relación a los altos niveles de corrupción y criminalidad que sigue marcado la vida de la población en general, AMLO, decidió en el pasado mes de octubre, rotar a los jueces, hacerles pruebas de polígrafos y modificar sus cargos, una acción que encendió las alarmas de los magistrados.

Por su parte, la magistrada Sonia Rojas, concuerda con otros jueces en que esta medida, que se espera que entre en vigor con el presupuesto de la nación, puede ocasionar resultados diferentes a los esperados, auspiciando aún más la corrupción en el país.

YR

7 formas expresión violenta de la narcopolítica en México

Artículos relacionados