OTAN aumenta presencia militar en el Mar Negro y el Báltico por razones “pacíficas”

La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) reforzará su presencia en el mar Negro para realizar maniobras y recopilar datos sobre la región, informó este jueves el secretario general de la Alianza, Jens Stoltenberg, en una rueda de prensa.

«La OTAN refuerza los componentes naval y terrestre de su presencia en el área del mar Negro para realizar maniobras y recopilar datos sobre la región», dijo después de la reunión del Consejo de Ministros de Defensa de los miembros de la OTAN.

Explicó que la Alianza asignará a sus grupos permanentes en la zona la coordinación de las fuerzas navales nacionales de los aliados.

El secretario general agregó que ocho países miembros de la OTAN se comprometieron a aportar sus militares al nuevo batallón que la Alianza planea desplegar en Rumanía, otros cinco entregarán equipos terrestres y aéreos.

Sobre el tema, Stoltenberg destacó el “carácter pacífico” del aumento de la presencia aliada en el mar Negro.

«Todo lo que hacemos se ajusta a nuestras obligaciones internacionales incluida la Convención de Montreux (sobre el paso por los estrechos)», explicó.

Dijo que el aumento del contingente en el mar Negro está justificado ya que los miembros de la Alianza como Turquía, Bulgaria y Rumanía, así como países asociados como Ucrania y Georgia tienen litoral en el mar Negro.

«Reforzaremos nuestra presencia en el mar Negro pero será adecuada, defensiva y de ninguna manera dirigida a provocar conflictos o tensiones», concluyó.

No obstante, Stoltenberg se contradijo en la misma rueda de prensa al enfatizar su confianza en la plena capacidad de combate que alcanzarán cuatro batallones internacionales desplegados en los países bálticos y Polonia para junio de este año.

«Esperamos que cuatro grupos armados internacionales estén en capacidad de combate para junio (de 2017)», dijo a los periodistas.

Además, cabe recordar que durante la cumbre de Varsovia que se realizó en julio de 2016, la OTAN decidió desplegar en abril de 2017 cuatro batallones multinacionales en Polonia, Lituania, Letonia y Estonia, ante su «preocupación por las acciones agresivas de Rusia».

Moscú sostiene que el despliegue de estos contingentes cerca de su frontera supone una amenaza a su seguridad, además de ser medidas provocativas que carecen de fundamento real, al no existir ninguna acción agresiva por parte de Rusia.

Con información de Sputnik

JA

Artículos relacionados