Lejos de Washington pero cerca de Moscú

El ministro de Relaciones Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, se reunió con el presidente de Corea del Norte, Kim Jong-un, en un encuentro que sorprendió a la comunidad internacional que ve con asombro como el polémico líder asiático se acerca a Moscú mientras permanece en veremos su esperada reunión con Donald Trump.

«Valoro altamente que el presidente Putin contrarreste la hegemonía de Estados Unidos. Ustedes actúan con decisión y nosotros estamos siempre listos para intercambiar opiniones con Moscú respecto a la situación en la península coreana«, dijo Kim al comenzar la reunión en Pyongyang.

Añadió que la visita ocurre en “un momento muy significativo” a propósito de la situación en la península coreana que está cambiando radicalmente y se dirige hacia nuevas negociaciones con el presidente surcoreano, Moon Jae-in.

«Hemos valorado positivamente la declaración de Panmunjom que Usted firmó con el Presidente de la República de Corea  y estamos dispuestos a contribuir a su implementación«, dijo Lavrov.

Además, destacó que Putin valoró altamente sus palabras de felicitación por su reelección al frente de Rusia y lo invitó a visitar Moscú.

Durante la reunión abordaron el estado actual y futuro de las relaciones entre ambas naciones a propósito de celebrarse 70 años del primer acercamiento. Aunque Kim nunca ha viajado a Rusia, sí lo hizo su padre Kim Jong Il en 2011 y 2012.

Según lo trascendido, Corea del Norte enviará obreros y materiales para construir un puente en la frontera con Rusia así como proyectos ferroviarios comunes.

El diplomático ruso también se reunió con su homólogo norcoreano Ri Yong Ho, que en abril había visitado Rusia.

«Hemos hablado en detalle de la situación internacional y en particular de los problemas que hay que resolver para lograr la desnuclearización de la península coreana con la creación de un sistema estable para la paz y seguridad», declaró Lavrov, en un comunicado.

ER

Artículos relacionados