Emboscada: arresto por masacre de mormones

Conocido como El Mudo y Los 32, es un presunto líder del cartel de La Línea.

Las autoridades de México han arrestado a un sospechoso clave en el asesinato de nueve miembros de una comunidad mormona

Tres mujeres y seis niños, todos con doble nacionalidad estadounidense y mexicana, conducían por el desierto de Sonora cuando fueron asesinados en una emboscada el año pasado. Se cree que Roberto N. fue el «arquitecto intelectual» del ataque, dijo la oficina del fiscal general de México el miércoles.

Conocido como El Mudo y Los 32, es un presunto líder del cartel de La Línea. Otros dos sospechosos, que se cree que son miembros del mismo cartel, también fueron arrestados. La Línea es una facción del cartel de Juárez y se dedica al contrabando de armas y drogas entre el norte del estado de Chihuahua y los Estados Unidos.

Se cree que muchos de sus miembros son ex policías que fueron «comprados» por el cártel de Juárez, cambiaron de bando y se convirtieron en «ejecutores» del cártel, protegiendo los cargamentos de droga y atacando a las bandas rivales. El embajador de los Estados Unidos en México, Christopher Landau, felicitó a las fuerzas de seguridad mexicanas por los arrestos, escribiendo en Twitter: «Excelente cooperación entre las autoridades de ambos países. Habrá justicia».

masacre de mormones
La teoría es que fueron confundidos con miembros de un cártel rival.

Emboscada letal

Las víctimas eran miembros de comunidades mormonas independientes que se separaron de la corriente principal de la iglesia mormona hace décadas y se establecieron en México. Las tres mujeres y sus 14 hijos viajaban por una remota carretera entre los estados de Sonora y Chihuahua cuando sus vehículos fueron atacados por hombres armados el 4 de noviembre de 2019. Ocho de los niños sobrevivieron al ataque.

No está claro por qué las familias fueron atacadas, pero una teoría es que fueron confundidas por La Línea con miembros de un cártel rival. Roberto N. fue capturado junto con otros dos hombres en Nuevo Casas Grandes, una ciudad del estado de Chihuahua, según confirmó el miércoles la Procuraduría General de la República. También se incautaron cinco armas.

Oficiales de seguridad mexicanos han dicho anteriormente que Roberto N. era un ex policía. El arresto del lunes fue llevado a cabo por fiscales federales que habían trabajado independientemente de los funcionarios a nivel estatal para evitar filtraciones en el caso.

Los tres detenidos han sido trasladados a la capital, Ciudad de México, para ser acusados. Otros dos sospechosos clave ya están bajo custodia en relación con el caso, incluido uno arrestado en el aniversario del ataque. También se ha detenido a varios sujetos, sospechosos de ser miembros de La Línea.

Artículos relacionados