Chalecos Amarillos se radicalizan en Francia

No tienen líderes ni ideología política, tampoco gozan del respaldo de organizaciones civiles o sindicales. Sin embargo, los Chalecos Amarillos han logrado movilizar a miles de ciudadanos en toda Francia para protestar en contra del incremento en el precio de los combustibles.

De acuerdo con el gobierno francés, su accionar ha tenido un severo impacto en la economía del país. Estadísticas sugieren que el volumen de negocios sufrió una caída entre el 20 y 25 por ciento. La última protesta que protagonizaron dejó un saldo de 42 detenidos y 24 heridos.

Se espera que este martes el presidente Emmanuel Macron, que enfrenta la peor crisis social de su quinquenio, los reciba en el Palacio del Eliseo. El movimiento pide su dimisión, pero el Jefe de Estado sólo ha prometido un pronunciamiento global sobre las exigencias de los ciudadanos.

Los sindicatos, que están excluidos de esta insurrección atípica, creen que la crisis refleja las tensiones entre la cumbre del Eliseo, el inicial proyecto humanista presidencial de Macron.

Aunque Macron prometió dar una respuesta clara a los franceses, muchos se sienten escépticos ante su discurso, sobre todo porque no lograr entender cuál será la estrategia que utilice el Mandatario para conciliar con los franceses y salvar el presupuesto nacional que se muestra en rojo.

Para acudir a la cita con Macrón, los Chalecos Amarillos han designado por internet ocho comunicadores oficiales de un movimiento que promete que las acciones continuarán y se reforzarán si no obtienen las respuestas deseadas.

ARG

un-cuchillo-protagoniza-nuevo-ataque-en-francia

Artículos relacionados