Austria con la meta de endurecer la política migratoria europea

Con un programa centrado en la lucha contra la inmigración y la seguridad, el Gobierno de Austria, conformado por democristianos y ultranacionalistas euroescépticos, toma posesión de la presidencia de turno del Consejo de la Unión Europea (UE), desde esta semana.

Esta presidencia austríaca de la UE encabezada por el joven canciller conservador, Sebastian Kurz,  tiene como lema ‘Una Europa que protege’.

Kurz es uno de los líderes más activos a la hora de exigir una reducción de las llegadas de inmigrantes, mientras que el resto de los países miembros siguen teniendo posiciones alejadas sobre el asunto.

El canciller austríaco Sebastian Kurz (i), el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk (centro), y el primer ministro búlgaro, Boyko Borisov

Asimismo, los líderes de UE acordaron la creación de centros para inmigrantes fuera y dentro del territorio europeo, donde se deberá determinar quién puede y quién no puede solicitar asilo.

Esta línea dura frente a la inmigración dominará la presidencia europea de Kurz y de sus ministros ultranacionalistas, quienes se presentan como ‘mediadores’ entre los países euroescépticos del Este de Europa y el resto del bloque comunitario.

Como si fuera poco, al margen de estas prioridades definidas, la presidencia austríaca deberá tocar otros dos temas de máxima importancia, como lo son la negociación del marco financiero comunitario para el período 2021-2027 y la recta final de la salida del Reino Unido de la UE, prevista para marzo de 2019.

Cabe destacar, que el propio Kurz presentará su programa el próximo 3 de julio, durante un discurso ante el Parlamento Europeo en Bruselas.

MT

Artículos relacionados