Gabinete guerrerista de Trump se piensa la guerra con Siria

“Lo ocurrido es bárbaro e inadmisible. Estamos estudiando la respuesta. Nada está descartado”, amenazó el presidente estadounidense, Donald Trump, luego del supuesto ataque químico contra la ciudad siria de Duma, con al menos 49 muertos.

Pese a los desmentidos de Moscú y Damasco, Washington considera que se trató de una agresión con armas químicas perpetrada por las fuerzas de Bashar Al-Assad. París y Londres apoyaron a Washington en Consejo de Seguridad de la ONU.

Trump, en una serie de tuits incendiarios, acusó a Al-Assad de la matanza, responsabilizó a Putin por apoyarla y aseguró que Siria iba a pagar un alto precio. “¿Si son inocentes por qué no nos dejan entrar? Si ha sido Rusia, si ha sido Siria, si ha sido Irán, si han sido todos juntos, lo vamos a resolver”, afirmó.

La naturaleza de su decisión es un misterio pero el giro radical que ha tomado su gabinete -con el estreno del halcón John Bolton como consejero de Seguridad Nacional, y la designación del director de la CIA, Mike Pompeo, como secretario de Estado- apuntan a una intervención militar.

El embajador ruso, Vassily Nebenzia, negó el uso de armas químicas en Duma y prometió, con apoyo de Siria, el acceso de los investigadores a la ciudad atacada. Nebenzia hizo saber que una intervención militar estadounidense contra el régimen sirio acarrearía “graves repercusiones”.

En el Consejo de Seguridad de la ONU la embajadora estadounidense, Nikki Halley, dejó claro que su país actuará haya o no acuerdo. “Ha llegado el momento en que el mundo vea que se hace justicia”, dijo con absoluta desfachatez.

Los representantes de París y Londres apoyaron con firmeza a Washington. “Francia está dispuesta a todo con sus aliados”, dijo el embajador francés. “Todas las opciones están sobre la mesa”, añadió la legada británica.

ER

Salir de Siria, la nueva oferta engañosa de EEUU

Artículos relacionados