Exceso policial mantiene ciudad al oeste de Francia bajo disturbios

Once personas permanecen detenidas en Nantes, la mayor ciudad en el oeste de Francia, por participar en disturbios desencadenados desde el martes tras la muerte de un joven delincuente por disparos de un agente en un control policial.

La versión oficial indica que Aboubacar Fofana, de 22 años y solicitado por la justicia, fue detenido en una alcabala policial en el barrio de Breil por las sospechas de tráfico de estupefacientes.

El abuso policial y la presencia de mafias en el sur de Europa impulsan la violencia y desencadenan en desórdenes que se prolongan durante días en un espiral que parece difícil de detener.

El joven dio una identidad falsa y, para verificarla, los policías decidieron llevarlo a comisaría, pero Fofana intentó huir con el vehículo y atropelló a un agente. Otro de los oficiales disparó contra el joven que murió más tarde en el hospital.

El martes, al conocerse la noticia, grupos de personas salieron a las calles e iniciaron los desórdenes. Decenas de coches y varios edificios, entre ellos un centro comercial,  fueron incendiados durante las protestas que se extendieron a otros barrios cercanos.

Hasta el momento permanecen detenidos 11 personas, entre ellos cuatro menores de edad.

El primer ministro francés, Edouard Philippe, se desplazó a Nantes, condenó los disturbios, los ataques a los bomberos y anunció un reforzamiento policial.

La noticia se produce solo unos días luego de que el criminal francés Redoine Faïd huyera en una espectacular fuga en helicóptero de una prisión cerca de París.

ER

Artículos relacionados