Crisis política en el Reino: crónica de un año y medio sin gobierno en España

Una investigación sobre corrupción iniciada en 2007 por la Fiscalía española determinó que diversos dirigentes del gobernante Partido Popular (derecha), entre ellos ministros y concejales, además de empresarios, resultaran vinculados en el “Caso Gürtel” que implicó a 37 personas en sobornos para obtener contratos gubernamentales en Madrid, Valencia y Galicia, además de blanqueo de capitales, por un total de 120 millones de euros.

Ante los medios de comunicación, el entonces jefe de Gobierno, Mariano Rajoy, negó cualquier responsabilidad de sus copartidarios y señaló que se trataba de “una trama contra” su tolda. Tal defensa a ultranza provocó que el Congreso de los Diputados le apartara de su cargo, mediante una moción de censura, en mayo de 2018.

Crónica de un año y medio sin Gobierno en España
Rajoy se convirtió en el primer presidente en ejercicio que se enfrenta a una moción de censura en España / Foto: Cortesía

Pero desde entonces ha resultado infructuoso, para quienes recogieron el testigo, el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y su líder, Pedro Sánchez, adecentar la administración pública y formalizar un nuevo gobierno en el reino.

Riesgos en medio de la crisis política

Pedro Sánchez, entonces primera figura de la oposición, reclamó apoyo al Legislativo para investirse como nuevo Presidente. Tras la moción de censura contra Rajoy, terminó ratificado por el rey Felipe VI para hacerse cargo del Gobierno hasta el fin de la legislatura, en 2020.

No obstante, en febrero de 2019, una componenda entre los partidos Popular, Ciudadanos, Partido Demócrata Europeo Catalán, Esquerra Republicana de Catalunya, Foro Asturias y Coalición Canaria en el Congreso dio al traste con la propuesta presupuestaria para 2019, lo que llevó a Sánchez a convocar a elecciones anticipadas para el mes de abril.

Crisis política en España (o crónica de un año y medio sin Gobierno)
El veto a su presupuesto de 2019 le obligó a llamar a elecciones en abril. Sin embargo, no pudo formar gobierno y debió medirse nuevamente en noviembre / Foto: Cortesía

Éstas se desarrollaron el domingo 28 y permitieron al PSOE consolidarse como la fuerza política más votada en 15 de 17 comunidades autónomas, con mayoría simple en el Congreso y mayoría absoluta en el Senado, aunque sin el número de escaños necesarios para formar gobierno por sí sola.

Crisis política: 2019, el año amargo del PSOE

Efectivamente, el año 2019 no ha generado para el PSOE los frutos esperados: Sin mayoría absoluta, necesaria según las leyes del país para formalizar el cargo de Jefe de Gobierno, Sánchez debió negociar con el resto de las fuerzas parlamentarias.

El “socio preferente” según Sánchez, la coalición de izquierda Unidas Podemos, siempre rechazó los términos de un posible acuerdo, mientras que la negativa de los partidos de derecha (Popular y Ciudadanos) a abstenerse, provocó que la primera investidura de Sánchez terminará rechazada el 25 de julio, con 124 votos a favor, 155 en contra y 67 abstenciones.​

Crónica de un año y medio sin Gobierno en España
Para Pedro Sánchez, conformar gobierno en España no ha resultado fácil. Y la derecha, fortalecida, le traba más sus planes / Foto: Cortesía

En vista de la situación, el rey Felipe VI debió disolver las cámaras Baja (diputados) y Alta (senadores) y convocar a nuevas elecciones para el 10 de noviembre siguiente.

Un revés electoral

Definitivamente, la falta de acuerdo político hizo mella en una ciudadanía cansada por el tema de la corrupción partidista y del poco entendimiento entre las organizaciones políticas para escapar a la crisis política de gobernabilidad que ya suma en España un año y medio.

Además, dos episodios políticos de trascendencia terminaron de marcar la dinámica española en octubre: el juicio del llamado “Procés”, que resultó en el encarcelamiento de 12 líderes del independentismo catalán, y que generó una ola de protestas en Cataluña que se extendieron todo el mes; y la exhumación de los restos del dictador Francisco Franco, del Monumento del Valle de los Caídos, en las inmediaciones de Madrid, para re-inhumarlos en una cripta privada en el cementerio municipal de Mingorrubio-El Pardo, al norte de la capital.

Ambos capítulos, a opinión de expertos, determinaron el desarrollo de la contienda comicial de noviembre, por cuanto la derecha reprochó a Sánchez su posición frente a las protestas independentistas –algunos la calificaron de muy floja- mientras que la ultraderecha y sus partidarios le acusaron de utilizar el tema de Franco para hacer proselitismo en favor de los socialistas.

Finalmente, el 10 de noviembre, al término de la jornada comicial, el PSOE ganó la votación pero con tres diputados menos y Unidas Podemos perdió siete diputados para quedarse con 35. Mientras tanto, el partido “ultra” Vox, pasó de 24 a 52 diputados, y el PP pasó de 66 a 88 diputados, lo que dificulta aún más a los socialistas formar gobierno por propia cuenta.

A contrarreloj

Y aunque el PSOE logró a las pocas horas lo que en meses no pudo, firmar un acuerdo con Unidas Podemos, el futuro Gobierno socialista sigue siendo incierto. Ambos conjuntos políticos apenas suman 155 escaños, de los 176 necesarios para avanzar en los objetivos planteados. Sánchez pretendía formalizar antes de Navidad, pero la derecha insiste en el “no” para su investidura.

Crisis política en España (o crónica de un año y medio sin Gobierno)
Lo que no lograron en meses, debieron saldarlo con urgencia el PSOE y Unidas Podamos apenas terminaron las segundas elecciones generales de 2019 / Foto: Cortesía

Aún restan las negociaciones con el independentismo y las fracciones minoritarias y, sin embargo, los analistas no ven claro el panorama de cara a 2020 ni avizoran una salida a la crisis política española.

FF/VTactual.com

El desempleo en el reino de España es tarea pendiente para Sánchez

Artículos relacionados