Escándalos memorables de Juan Carlos de Borbón

“Y es que yo, amo la vida y amo el amor. Soy un truhán, soy un señor…” Julio Iglesias

Juan Carlos de Borbón vivió los primeros 10 años de su vida lejos de España. Con su huída repentina, todo indica que pasará sus últimas primaveras fuera del país que reinó durante casi 40 años. Una serie de escándalos que lo involucran a él y a parte de su familia lo terminó sacando de La Zarzuela y del Reino.

Los rumores lo ubican en Abu Dabi en los brazos de su amada y cómplice Corina Larsen. Se nos hace fácil imaginarlo descorchando una fina champaña y escuchando “Soy un truhán, soy un señor” de su coterráneo Julio Iglesias mientras recuerda una vida signada por la muerte, el romance y la corrupción.

La “muerte” de su hermano Alfonso

Un 29 de marzo de 1956 Juan Carlos de Borbón, con 18 años, mató de un disparo a su hermano Alfonso de 14. El niño fallecido era uno de los potenciales herederos de la dinastía real de España. Según algunos medios de comunicación Alfonsito era el preferido de la familia, divertido, inteligente y más simpático que el varón primogénito.

El ahora Rey Emérito era un joven cadete de la Academia Militar de Zaragoza y había ido a pasar la Semana Santa en la residencia de sus padres en Portugal. Los dos hermanos estaban en el cuarto de juegos, entretenidos en tirar al blanco con un pequeño revólver, obsequio de Francisco Franco.

Juan Carlos de Borbón
Juan Carlos de Borbón y su hermano pequeño, Alfonso

Franco intenta “maquillar” los hechos

Por orden del dictador español el comunicado oficial distribuido por la Embajada de España en Lisboa decía: «Mientras su Alteza, el Infante Alfonso limpiaba un revólver aquella noche con su hermano, se disparó un tiro que le alcanzó la frente y le mató en pocos minutos». Posteriormente se cambiaría la versión.

Pronto se revelaría que se trató de un fraticidio. El propio Juan Carlos confesó a un amigo portugués que había apretado el gatillo sin saber que el arma estaba cargada. Esta se disparó, la bala rebotó en una de las paredes y alcanzó a Alfonsito en toda la cara.

Alfonso fue enterrado al mediodía del sábado 31 de marzo de 1956. Juan Carlos asistió a la ceremonia vestido con el uniforme  de cadete de Zaragoza. Incapaz de soportar la presencia de su hijo mayor —Juan de Borbónê— le ordenó que volviera a la Academia Militar. Inmediatamente tomó un avión militar y regresó a España.

“Me gustan las mujeres, me gusta el vino…”

Juan Carlos de Borbón y Sofía de Grecia contrajeron nupcias en Atenas el 14 de mayo de 1962. Para los “rumorólogos” este enlace fue un “braguetazo”, ya que se trató de la primogénita de una casa real reinante.

Durante los primeros años de casados, la Pareja Real convivió como lo haría cualquier matrimonio de la época, bajo el férreo control de la dictadura de Francisco Franco. Al morir el “Caudillo de España” la historia fue otra.

La primera gran quiebra de la pareja se produjo en enero de 1976. La reina se desplazó con sus tres hijos a una finca en Toledo para darle una sorpresa a su esposo, que estaba cazando. Pero la sorpresa se la llevó ella cuando lo encontró en los brazos de Sara Montiel.

Juan Carlos de Borbón
La actriz y vedette española Sara Montiel

A esta le siguió una serie de relaciones más “estables” e “indiscretas”. Se destacan las mantenidas con Marta Gayá, Bárbara Rey y Corinna zu Sayn-Wittgenstein (Corinna Larsen).

“Y amo así la vida y tomo de todo un poco…”

Lo ocurrido con Alfonsito traumatizaría a cualquiera. Sin embargo, en el heredero al trono de España despertó una cuestionable afición a las armas de fuego. Juan Carlos I es un cazador empedernido que dedica mucho tiempo, dinero y energías a la caza mayor.

Su vocación de matarife la manifestó en sus numerosos y costosos viajes de cacería por el viejo continente. Por ejemplo, en 2004, pagó 7.000 euros para matar en Polonia uno de los últimos bisontes vivos que quedaban en Europa. En octubre de ese mismo año, la agencia Abies Hunting le organizó un viaje privado para matar osos en los Cárpatos.

En 2006 estalló el escándalo de la caza en Rusia de Mitrofán, un pobre oso del zoológico local — emborrachado con miel y vodka— que fue puesto delante de Juan Carlos para que lo disparase. La noticia de que el rey de España había ido hasta Rusia en avión especial a matar a un oso drogado enseguida dio la vuelta al mundo.

Botsuana: la gota que derramó el vaso

El Rey Emérito ha cazado repetidamente en África todo tipo de animales, desde leopardos y búfalos hasta elefantes. El 13 de abril de 2012 “estalló la bomba”: Juan Carlos de Borbón sufrió un accidente durante una expedición cinegética para matar elefantes en Botsuana, en la que se fracturó la cadera derecha en tres fragmentos.

Juan Carlos de Borbón
Juan Carlos y Corinna exhiben su «trofeo» en Botsuana

Esta noticia se esparció como pólvora por el mundo resaltando sus aspectos más bochornosos. España sacudida por los recortes presupuestarios, el desempleo y los desahucios reaccionó indignada. Jesús Mosterín escribió en un conocido diario:

“Todos estos gastos de cacería mayor, permisos, vuelos especiales y médico acompañante los paga el contribuyente español. Muchos se han sorprendido de que en una época de crisis y de enorme déficit y paro los escasos recursos públicos se dediquen a estas cosas”.

El escándalo Undargarin

Ese mismo año estaban investigando al yerno de Juan Carlos de Borbón — Iñaki Undargarín — por hechos de corrupción. El accidente en Botsuana encendió el candelero. Por un lado, el monarca mantenía presuntamente una relación paralela a su matrimonio con Corinna Larsen. Por otra, Juan Carlos ayudaba, con la mediación de su amante, a su yerno.

A falta de una resolución judicial, el esposo de la infanta Cristina habría utilizado la fundación Nóos y su influencia en la Administración para engordar su cuenta bancaria. Para los españoles Urdangarin era un ladrón y el rey, su cómplice. Casa Real intentó cortar de raíz con el problema, apartando al duque de Palma de su agenda, pero el daño ya estaba hecho. Juan Carlos se vio obligado a abdicar.

“Soy un truhán”… ¿Por qué no te callas?

En noviembre de 2007 se llevó a cabo en Santiago de Chile la XVII Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado. Su título fue: “Iberoamérica: Desarrollo e inclusión social”. En ella, el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, se pronunció en contra del neoliberalismo, denunció la campaña sostenida de descalificaciones del expresidente Aznar, así como la participación del Gobierno de España en el golpe de Estado en Venezuela de 2002.

El 10 de noviembre fue el cierre del encuentro. El final de la Cumbre ya había sido anunciado y el presidente José Luis Rodríguez Zapatero solicitó la palabra. Su propósito era exigir respeto hacia el expresidente Aznar a quien Chávez había calificado de fascista.

Mientras Zapatero hablaba ocurrió lo siguiente:

“Soy un señor…”

Así le respondió Hugo Chávez

El Tren Millonario de Juan Carlos de Borbón

Este caso salió a la luz en 2018 a raíz de una grabación realizada 3 años antes a su compañera sentimental —y de safaris — Corinna Larsen. En ella se menciona que Juan Carlos solicitó una comisión por interceder en el contrato ferroviario con los sauditas y que escondió el dinero en el exterior. Sin embargo, esta primera investigación fue desestimada por la debilidad de las pruebas.

En marzo de este año, el diario suizo Tribune de Genève publicó más detalles sobre este asunto y se abrieron dos investigaciones. La primera de ellas en Suiza, por blanqueamiento de capitales. Se inició otra en España por lavado de dinero y delito fiscal. Y mientras se especula sobre el destino del Rey Emérito, amanecerá y veremos.

Enza García Margarit/VTactual.com

Supremo de España rechaza adoptar medidas cautelares contra el rey emérito

Artículos relacionados