Zizek: Joker es un espejo de la imperfección social moderna

Es difícil aventurarse a suponer que el director Todd Phillips y el actor Joaquin Phoenix tenían la idea de construir un trascendental clásico del cine con una película de bajo presupuesto. El ya controversial Joker, sigue siendo objeto de estudio de importantes pensadores de nuestro tiempo. Uno de ellos es el filósofo esloveno Slavoj Zizek, quien calificó el film como una obra que describe «la desesperación» del actual orden político.

Zizek está catalogado como uno de los 100 mejores pensadores globales por la revista Foreign Policy, y sobre el Joker de Phillips piensa que es una película que explora la imperfección de la sociedad moderna y que invita a hacer cambios urgentes al respecto. «La elegancia de esta película es que nos deja el siguiente paso para crear una alternativa positiva. Es una imagen del nihilismo oscuro destinado a despertarnos», dijo Zizek al medio RT.

El filósofo esloveno Slavoj Zizek sostiene que el sistema no puede lidiar con la insatisfacción social «con reformas graduales».

El filósofo alerta que la insatisfacción social hoy es tan grande que puede generar personajes como el Joker en la vida real, por lo que piensa que el alerta que lanza la película es una descripción de la realidad y no una incitación a la violencia, como se ha especulado con algunas críticas conservadoras.

De acuerdo con Moore

Zizek se mostró de acuerdo con las opiniones del cineasta y documentalista estadounidense Michael Moore, quien evaluó el film como una representación de la realidad de las personas pobres y sin asistencia de salud en su país. «Su idea es que la película explica cómo figuras como Joker pueden surgir. Es una representación crítica de la realidad en EE.UU., que puede dar a luz a gente como Joker», dijo el filósofo.

El Joker de Phoenix, dirigido por Phillips, ya es considerada una obra maestra del cine pese a que está aún en las carteleras mundiales.

Joker “es una figura del nihilismo extremo, la violencia autodestructiva y la risa loca de la desesperación de otros», dice el intelectual, que volvió a coincidir con Moore cuando éste advierte que la gente se preocupa más por la violencia en la ficción, que en la realidad. «Mostrarse sorprendido por la violencia representada en la película es solo una huida de la violencia real«, concluyo.

RB

Artículos relacionados