Xenofobia a la italiana

El propio presidente del gobierno de Italia, Giuseppe Conte, tuvo que salir al paso, ante las declaraciones de su xenófobo ministro del Interior, quien anunció un supuesto censo para gitanos: “Es inconstitucional y discriminatorio”, dijo el mandamás de Quirinal.

La propuesta xenofóbica vino del Ministro del Interior y líder del partido de derecha Liga Norte, Matteo Salvini.

La Constitución italiana prohíbe cualquier distinción por sexo, raza, lengua, credo, opiniones políticas o condiciones personales y sociales.

Las declaraciones provocaron no sólo la condena de la Iglesia y una denuncia penal por parte de la oposición, sino que también fue rechazada por los propios miembros del Movimiento Cinco Estrellas (M5S).

Apenas una semana antes, Salvini advirtió a Europa que no permitirá más la llegada a los puertos italianos de embarcaciones de ONGs que rescatasen migrantes en el Mediterráneo.

Luigi Di Maio, líder del M5E y también vicepremier junto a Salvini en el gobierno de coalición que integra con la Liga, fue el primer exponente del Ejecutivo en rechazar de forma categórica el anuncio.

El cruce por la postura frente a los gitanos, constituye el primer roce en el gobierno que juró el 1 de junio, con el abogado Giuseppe Conte como mandatario, pero en el que los verdaderos hombres fuertes son los líderes de la Liga y el Cinco Estrellas.

 

ER

Artículos relacionados