Pretenden silenciar el Watergate español

En el reino de España explotó un escandalo al estilo Watergate, en contra de Pablo Iglesias, quien declaró en la Audiencia Nacional el robo de datos comprometidos por parte del comisario jubilado José Manuel Villarejo.

Lo que en cualquier país habría sido un escándalo, en España, tanto la prensa como los actores politicos lo desestiman. El espionaje aplicado por organismos del Estado, se hizo evidente contra al líder del partido Podemos.


Tal como el caso Watergate que hizo caer la administración estadounidense de Nixon en la década de los 70, está pasando en España con el caso Villarejo contra Pablo Iglesias. 

El comisario jubilado habría robado el teléfono móvil de una persona cercana al gabinete del líder de Podemos, según investigadores sospechan que detrás de ese robo está el Ministro del Interior del PP.

Mientras tanto la prensa española suaviza la gravedad sobre esta violación a la privacidad y guerra sucia de la politica. Los principales medios prefieren publicar noticias sobre trivialidades que sobre uno de los escándalos de las «Cloacas de Interior».

Por su parte Iglesias, ha evaluado este incidente como uno de los más graves desde la restauración de la democracia española. El hecho podría repercutir en la próximas elecciones generales y Pablo Iglesias lo sabe: «la gente ahora tiene más información para votar y el 28 de abril hay una oportunidad de limpiar la democracia de nuestro país«, sentenció.

XC

Artículos relacionados