#VTanálisis Vuelven a la Patria con el Coronavirus en la maleta

Mientras el gobierno venezolano muestra la llegada de sus ciudadanos migrantes que huyen de la xenofobia, la explotación y el Covid-19 en otros países, un tema delicado viene haciéndose muy visible en la nación caribeña: al menos 54,3% de los casos de contagios han llegado con ellos desde el extranjero, cifra que viene aumentando con el paso de los días.

La situación se ha convertido en un nuevo blanco de críticas que incluso vienen de sus propias filas, desde donde advierten que la repatriación de connacionales durante la pandemia poco contribuye a cortar la cadena de contagios. Esta opinión se enfrenta a la de quienes defienden el derecho de todo venezolano a regresar a su patria cuando así lo desee. En este trabajo exploramos algunas variables de este nuevo problema.

La polémica

Antes de la pandemia por Covid-19 era usual encontrar en la prensa diferentes publicaciones sobre la «fuga masiva» de venezolanos debido a la crisis del país, pero hoy el silencio es escandaloso ante el retorno de sus nacionales debido a la pandemia. La oleada de viajeros fue atajada por el gobierno, que fiel a sus políticas de repatriación, ha dado luz verde al reingreso de sus ciudadanos. Pero hay quienes se manifiestan en contra de estas políticas para recibir a compatriotas que podrían «agravar» la ya compleja situación. Uno de ellos es el analista William Izarra, conocido militante del chavismo.

El regreso de los ciudadanos venezolanos es defendido con el argumento de que es un derecho constitucional y una condición de «espíritu revolucionario» el tender la mano a personas que quieren salvar su vida en su patria, donde consiguen la atención sanitaria gratuita que no encuentran en los países que los albergaban.

 

 

 

El debate no excluye el tema político-partidista, pues en medio del intercambio de ideas salen a relucir comentarios que cuestionan a los migrantes que se fueron «hablando mal del país» y repudiando al gobierno y ahora regresan buscando su protección. Ello dibuja una frontera invisible entre los que se quedaron a «resistir» y los que se fueron «a probar suerte» y ahora retornan.

Las cifras

El plan Vuelta a la Patria fue lanzado por el gobierno venezolano en 2019 para traer de regreso a miles de sus ciudadanos víctimas de la explotación laboral, la xenofobia y la discriminación en países de la región. Hasta febrero de este año el programa había repatriado a 17.552 personas según registros oficiales. Pero la pandemia del Covid-19 disparó la cifra y desde marzo a la fecha casi 42 mil personas se han acogido al programa gubernamental.

El repunte que los casos importados le han dado a los contagios de Covid-19 en Venezuela, podría tener dos vertientes principales. Una es la que controla el Plan Vuelta a la Patria a través de la repatriación supervisada de connacionales, y la otra apunta a las denuncias del paso por trochas desde Colombia, por donde transitan personas que no están dispuestas a guardar la cuarentena obligatoria, que tienen problemas con la ley o posibles grupos mercenarios de la guerra declarada que desde el vecino país se organiza contra Venezuela. No en vano Colombia es el país que más exporta Coronavirus a Venezuela con 225 casos.

Un termómetro a la repatriación en cuarentena

Desde que las cifras de contagios se elevaron de manera importante en Venezuela, agudizada por la llegada de personas con el virus desde el extranjero, la opinión pública no ha pasado por alto la situación y los debates sobre el tema se llenan de pasión y abren distancias.

En un estudio realizado por el equipo de VTactual, se preguntó: ¿Qué opina ud. del regreso de migrantes a Venezuela en tiempo de pandemia por Covid-19? Se ofrecieron cuatro alternativas y así respondieron los consultados: a) Son bienvenidos 9% b) Son bienvenidos con más control 60,2% c) Traen más problemas 18% d) Se deben cerrar las fronteras 12,8%. De esta consulta se desprende que la gente solicita mayoritariamente que se incremente el control en el ingreso de migrantes, al tiempo que condicionan su retorno a esta medida. Sin embargo no es despreciable un 30,8% que exige posturas extremas contra la repatriación. 9% no pone condiciones al retorno.

Cuando la pregunta se dejó de forma abierta, las posturas fueron un tanto más radicales, pero mantienen el mismo tono del debate que hemos descrito en este trabajo. Las personas que participaron en la consulta expresan una legítima preocupación por el crecimiento acelerado de los contagios y su llegada masiva desde el exterior.

 

Control, seguimiento y tratamiento de cada caso es lo que espera la gente ante la llegada de sus compatriotas que arriban desde países que no tomaron las medidas adecuadas. Por otro lado se suma la preocupación sobre el acceso de personas contagiadas por las vías no formales, que pueden traer otro tipo de problemas difíciles de pronosticar en las actuales circunstancias.

Randolph Borges/VTactual.com

#VTanálisis La mafia del efectivo: otro daño colateral del coronavirus

Artículos relacionados