Volcán de Fuego volvió a tomar la siesta

Volcán de Fuego volvió a tomar la siesta

Más de dos mil ciudadanos evacuados retornaron este martes a sus hogares, en el suroeste de Guatemala, luego de que las autoridades anunciaran el fin de la intensa actividad que presentó el volcán de Fuego desde el pasado domingo, en lo que fue su quinta erupción del año, y dieran por superado el peligro.

La erupción del volcán obligó a la evacuación la madrugada del lunes de cuatro mil 123 personas de los departamentos de Escuintla, Chimaltenango y Sacatépequez. Más de la mitad de los evacuados fueron atendidos en albergues.

La unidad de vulcanología de Guatemala explicó que las explosiones de la montaña de 3.763 metros de altura sacudieron las casas con «sonidos constantes similares a una locomotora de trenes«. El material incandescente expulsado por el volcán estalló unos mil metros sobre el cráter y los flujos de roca caliente y ceniza se extendieron casi tres kilómetros alrededor del volcán.

Para atender a los afectados, las autoridades de Guatemala instalaron cuatro albergues.

Esta quinta erupción del volcán de Fuego dejó más de 76 mil afectados. Aún persiste la caída de ceniza proveniente de la montaña en las comunidades de Panimaché, El Porvenir, Morelia, Santa Sofía, Sangre de Cristo, Finca Palo Verde y San Pedro Yepocapa.

El pasado 3 de junio, el volcán tuvo una violenta erupción que provocó una avalancha de flujos piroclásticos, una mezcla de gases, ceniza y rocas ardientes que arrasó la comunidad San Miguel Los Lotes, dejando 194 muertos y 234 desaparecidos.

ARG

Guatemala revive horror con Volcán de Fuego

Artículos relacionados