Un venezolano hizo magia en el diamante del Bush Stadium

Un venezolano hizo magia en el diamante del Bush Stadium / Foto: Cortesía

El abridor venezolano Aníbal Sánchez protagonizó una segunda salida histórica en los playoffs después de quedarse a las puertas de un “no hit” tras llegar al octavo episodio del partido que su equipo, los Nacionales de Washington, ganó por 2-0 a los Cardenales de San Luis en el primero de la Serie de Campeonato del Viejo Circuito.

Un venezolano hizo magia en el diamante del Bush Stadium
El venezolano Aníbal Sánchez (Nationals) hizo historia este viernes ante los Cardenales de San Luis / Foto: Cortesía

Sánchez lanzó una joya de pelota que, sin lugar a dudas, se convirtió en la mejor y más dominante de la temporada. Cabe recordar que por segunda vez en su carrera en la postemporada llegaba por lo menos al sexto episodio con un no-hitter en su haber.

Esta vez llegó más lejos: Fue en el octavo episodio en el que sacó los dos primeros «outs» sin que le hubiesen pegado de hit, aunque al final su compatriota José «Cafecito» Martínez le conectó una línea suave que cayó en el jardín central para ponerle fin al sin hit ni carrera.

«No importa que haya sido un venezolano o no, pero siempre mi respeto para Cafecito», declaró Sánchez, quien agregó: “Es un gran bateador y nadie mejor que él para hacer eso”.

Al final, Sánchez terminó su presentación de siete episodios y dos tercios con un solo hit permitido, dos bateadores golpeados, una base por bolas y cinco ponches, después de realizar 103 pitcheos, de los cuales 67 fueron strikes.

Sánchez hizo historia

El abridor venezolano silenció a la ofensiva de los Cardenales e inscribió su nombre en los libros de la historia al convertirse en el primer lanzador en llegar a 7,2 entradas con un no-hitter en postemporada desde que Michael Wacha llegó a 7,1 en 2013 con los Cardenales frente a los Piratas de Pittsburgh o desde que Jim Lonborg alcanzará el registro de 7,2 antes de conceder su primer indiscutible en el Juego 2 de la Serie Mundial de 1967, con los Medias Rojas contra los Cardenales.

Sánchez es ahora el primer lanzador en la historia de Series de Campeonato en lanzar al menos 7,2 entradas sin permitir más de un hit y conceder más de una base por bolas, y el único en la historia de la postemporada con dos partidos en los que llegó a 6,0 capítulos sin permitir imparables. Lo hizo por primera vez en 2013 con los Tigres de Detroit ante los Medias Rojas.

El abridor venezolano tiene en su haber un no-hitter como profesional, que logró el 6 de septiembre de 2006 cuando jugaba con los Marlins de Florida en un enfrentamiento contra los Diamondbacks de Arizona.

FF

Artículos relacionados