Retiro de países que han pertenecido a Unasur evidencia maniobra de EEUU

Los gobiernos derechistas de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Paraguay y Perú anunciaron la suspensión «por tiempo indefinido» de su participación en la Unasur (Unión de Naciones Suramericanas).

Estas seis naciones son la mitad de los países que conforman el bloque y su decisión atenta contra la unidad latinoamericana. El abandono habría sido informado a Bolivia (quien ocupa la presidencia pro témpore) a través de una carta enviada a Fernando Huanacumi, canciller boliviano, firmada por estas seis naciones, en la que expresan que la decisión corresponde a «la urgente necesidad de resolver la situación de acefalia de la organización».

Durante una conferencia de prensa, Huanacuni aseveró que será convocada una reunión extraordinaria de Ministros de Relaciones Exteriores de los Estados miembros el próximo mes de mayo, previo a un encuentro de máximo nivel presidencial.

El anuncio de que estos seis gobiernos decidieron suspender su participación en la Unasur, evidencia su sometimiento a Estados Unidos (EEUU).

En ese sentido, es evidente que este golpe a la «Unasur» es uno de los resultados de la reciente Cumbre de las Américas, realizada en Perú, es decir que se pretende la vuelta o regreso al redil norteamericano o la capitulación de América Latina.

El analista Carlos Badoya apuntó que uno de los objetivos de la contraofensiva de la derecha continental es terminar con las instancias de integración soberana, como Unasur y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (Celac).

Además, acotó que la Celac es saboteada por el llamado Grupo de Lima, integrado, entre otros, por los seis gobiernos que arremetieron contra Unasur.

A raíz de todo este tema, el presidente de Bolivia, Evo Morales, propuso el relanzamiento de la Unasur bajo el modelo de la Unión Europea.

“La Unasur avanzará en la creación de la ciudadanía universal, emulando el modelo de la Unión Europea, para construir puentes de integración y romper muros jurídicos para nuestros pueblos», expresó Morales.

Así mismo, el mandatario enunció su interés de que en algún momento la Unasur, junto a la Celac, sean como la Unión Europea, planificando un desarrollo con igualdad, con dignidad, con identidad en toda la región.

«Avanzar en una identidad sudamericana a través de la armonización de políticas que promueven el libre tránsito en todos los países de Sudamérica; los más beneficiados van a ser los pueblos sudamericanos», sostuvo Morales.

Por último, exhortó a los países miembros: Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Guyana, Paraguay, Perú, Suriname, Uruguay y Venezuela a cumplir el compromiso de la construcción y funcionamiento del Parlamento Sudamericano, que ya tiene sede en la ciudad boliviana de Cochabamba y a fortalecer la Unasur.

«Quiero pedirles a los hermanos presidentes de Suramérica, y en especial a nuestros movimientos sociales, que es nuestra obligación fortalecer y ver cómo relanzar la Unasur», manifestó el presidente de Bolivia.

Otro de puntos que dejó claro, es que no es casualidad que los países que han pertenecido a Unasur y ahora se retiran coinciden con la maniobra gringa.

Estados Unidos recientemente acordó con 15 naciones «fortalecer la cooperación para localizar y decomisar bienes de funcionarios venezolanos acusados de corrupción», dijeron el jueves dos integrantes del Departamento del Tesoro.

Los funcionarios conversaron con The Associated Press con la condición de permanecer anónimos.

Además de EEUU, los otros países que participaron fueron Alemania, Argentina, Brasil, Canadá, Colombia, España, Francia, Guatemala, Italia, Japón, México, Panamá, Paraguay, Perú y el Reino Unido.

MT

Lo que hay detrás del retiro de seis países de UNASUR

 

Artículos relacionados