UFC, ahora apuesta a la violencia

/ Foto: Antena3

Era la pelea más esperada de la semana en el ámbito global y sólo el primer round de la lucha entre Connor McGregor y Jabib Nurmagomedov valió las horas: un primer gran golpe, un brutal derechazo en defensa del título ligero de la UFC 229 del peleador ruso, arrancó con todo en el evento estelar de Las Vegas, en Estados Unidos.

La pelea que continuó tras el campanazo final
El ruso Jabib estuvo contundente ante un McGregor deslucido / Foto: Fox

Desde allí, Jabib salió a presionar a Connor con agresividad, y el irlandés no pudo poner mucha resistencia. No obstante, en el segundo asalto, Nurmagomedov le propinó a McGregor una verdadera paliza. El campeón ruso estuvo a punto de ganar por nocaut, pero la campana salvó a The Notorious.

El combate entre los peleadores terminó con el sometimiento de McGregor por parte de Nurmagomedov, quien encontró la manera perfecta de enganchar a su rival para resguardarse el título ligero.

La batalla continuó pese al toque de campana

Pero sí ya había mucha atención antes y durante el combate, lo que ocurrió luego generó mayor expectación. Se caldeó el ambiente, y la falta de espíritu deportivo de ambos contendores se saldó con una batalla campal que implicó a los equipos técnicos, tanto dentro como fuera del octágono.

La pelea que continuó tras el campanazo final
La riña de la noche no estuvo programada e impidió que entregarán el cinturón al campeón / Foto: 24.cl

Nurmagomedov saltó a agredir al equipo de McGregor, que respondió atacando al de su contrario. Una vez que se rindió el irlandés, el ruso se lanzó por encima del octágono al rincón de su oponente, aparentemente para pegar al entrenador de su rival, Dillon Danis, lo que dio paso a una pelea multitudinaria en la que incluso varios miembros del público subieron al cuadrilátero, lo que activó la actuación policial.

McGregor abandonó el ring bajo abucheos, su rival terminó despedido con lanzamiento de objetos por parte de los aficionados y el jefe de la UFC, Dana White, se negó a entregarle el cinturón a Jabib por miedo a provocar más altercados en medio de la trifulca generalizada. El cheque del ruso resultó retenido mientras se analizan los acontecimientos.

FF

Escándalo que toca el campo de juego, está vez contra Ronaldo

Artículos relacionados