Izquierda europea rechaza injerencia de la UE en Venezuela

Luego del anuncio que formuló la jefa de la diplomacia de la Unión Europea, Federica Mogherini, de endurecer las sanciones económicas contra Venezuela si este país no resuelve su crisis con el mecanismo de diálogo que en este momento adelanta, el partido político DIE LINKE, de Alemania, cuestionó a través de un comunicado la injerencia del ente europeo en los asuntos internos del país caribeño.

Heike Hänsel, vicepresidenta del grupo parlamentario DIE LINKE (La izquierda), explica en la comunicación que «la decisión del Parlamento de la UE de endurecer aún más las sanciones contra Venezuela es unilateral y no contribuye a una solución política. Esta política de sanciones sólo contribuye al deterioro de la situación humanitaria sobre el terreno y es claramente contraria al derecho internacional”.


Heike Hänsel pidió a los parlamentarios europeos respetar la soberanía del país caribeño.

Hänsel dice que es contradictorio que se aplauda el diálogo en el que Noruega actúa como mediador, al tiempo que se presiona a Caracas con estas medidas unilaterales. “Un diálogo y su resultado sólo pueden ser creíbles si, tras las conversaciones conjuntas, también incluye acuerdos conjuntos”, dijo la autoridad germana.

La política opina que es necesario garantizar que la situación venezolana sea resuelta por su propio pueblo. Para Hänsel los asuntos de Venezuela “deben ser atendidos soberanamente por los propios venezolanos y no pueden ser chantajeados y dictados desde el exterior”.

El comunicado de DIE LINKE se pliega al Grupo de Izquierda del Parlamento Europeo al “rechazar firmemente la interferencia externa en los asuntos internos de Venezuela y rechaza las sanciones”.

RB

Artículos relacionados