Twitter le da la espalda a los anuncios políticos

Twitter dejará de permitir a nivel mundial la compra de espacios publicitarios con fines políticos, decisión que llega antes del inicio de la campaña estadounidense, ensombrecida por denuncias de la guerra sucia hecha a través de redes sociales que le dio la presidencia a Donald Trump hace casi cuatro años.

La prohibición afecta únicamente a los contenidos pagos, es decir, a los espacios publicitarios que campañas políticas o particulares podían comprar para transmitir sus mensajes.

Los detalles de la medida, que va dirigida tanto a campañas electorales como aquellas referentes a asuntos controvertidos políticamente, se comunicarán antes del 15 de noviembre y regirán a partir del 22 de ese mismo mes.

El consejero delegado de Twitter, Jack Dorsey, destacó que los mensajes políticos «deben ganarse», no comprarse, y que la publicidad política en Internet es riesgosa, porque puede dirigir el voto y afectar la vida de millones.

«Aunque la publicidad en Internet es increíblemente poderosa y muy efectiva para los anunciantes comerciales», ese mismo poder trae «riesgos significativos» en política, porque puede ser usado para «influenciar a votantes y afectar las vidas de millones» de personas.

«Hemos tomado la decisión de parar todos los anuncios políticos en Twitter a nivel global. Creemos que los mensajes políticos deben ganarse, no ser comprados», apuntó Dorsey, quien aprovechó la ocasión para criticar (no abiertamente) a su principal competidor: Facebook.

Facebook, y su algoritmo de test de personalidad, distribuidos en la plataforma social por la empresa británica Cambrige Analítica, le permitió al equipo de campaña del para entonces candidato Donald Trump, levantar perfiles sicológicos de millones de usuarios, a quienes después se le dirigió publicidad específica para que simpatizaran con el republicano.

MMMV

Artículos relacionados