La descortesía de #DonaldTrump hacía Merkel

En medio de la visita que realiza a Europa el huésped de la Casa Blanca, Donald Trump vuelve a dar de qué hablar, está vez en una reunión con la primera ministra de Alemania, Ángela Merkel, fue descortés.

En un ambiente de frialdad y descortesía, con una reunión que no duró más de 10 minutos, no hubo fotografía grupal ni el típico apretón de manos que suele hacerse en medio de estos encuentros.

La reunión se celebró el pasado miércoles en la ciudad británica de Portsmouth, y estuvo marcada por un tono distante entre ambos y no incluyó gestos de cortesía ni sonrisas abiertas.

La reunión no fue cálida, pero tampoco tuvo una extensión razonable: duró tan solo unos diez minutos, según indican los medios.

Los medios de comunicación alemanes destacaron que la líder de Alemania se quedó paralizada ante el inquilino de la Casa Blanca y resaltan un gesto poco cortés de Trump, que indicó directamente con el dedo a un sillón para que Merkel se sentara.

Con esta peculiar invitación del líder estadounidense, la canciller alemana dudó unos segundos en sentarse, mostrando primero su interés en hacerlo, aunque luego se evidenció su cambio de opinión y se quedó de pie, evidentemente confundida ante por la situación.

XC

Artículos relacionados