Trump debe demostrar al mundo que no está loco

Pese a varias victorias recientes en el Congreso estadounidense y mejoras en los índices macroeconómicos, el presidente Donald Trump tiene poco de qué alegrarse actualmente. La presión en su contra es tal que incluso ha optado por hacerse un examen la próxima semana ante una junta médica para que le aseguren a la nación y a sus adversarios que no está loco.

Sonará como un chiste pero lo cierto es que tras tantos escándalos y controversias por su manera de abordar diversas situaciones –como el delicado escenario de la península coreana– así como la publicación del libro “Fire and Fury: Inside the Trump White House” (Fuego y furia: La Casa Blanca de Trump desde dentro), escrito por el periodista Michael Wolff, que contiene intimidades del mandatario a lo largo del año que lleva en el palacio de gobierno, son muchas las personas que se preguntan sobre la sanidad mental del jefe de Estado.

No fue hasta este martes que el libro fue publicado pero diversos extractos ofrecidos por los medios de comunicación han atizado el fuego alrededor de Trump.

“Todos eran muy conscientes del creciente número de sus repeticiones verbales. Anteriormente, [Trump] podía repetir en un plazo de 30 minutos, usando las mismas expresiones o palabra por palabra, tres historias idénticas. Ahora, este tiempo se ha reducido a 10 minutos”, escribió Wolff en su libro.

¿Todo esto solo por un libro?

No solo Wolff cuestiona la sanidad mental de Trump en su libro. Diversos medios deliberan abiertamente sobre si el presidente esté capacitado para manejar las riendas del país.

«¿Qué diríamos si un líder de Alemania, China o Brasil hubiera publicado unos tuits como los de Trump? ¿Cómo los cubriríamos? Diríamos: ‘Esta persona no está sana’, y nos preguntaríamos si es apta para ocupar su cargo», expresó Brian Stelter presentador de CNN, cadena que constantemente es atacada por Trump debido a informaciones que no siempre son precisas o ciertas.

Aun así, algo queda claro. Trump no parece ceder ante la presión de sus oponentes. Una muestra de ello es su opinión sobre el libro, así como contra sus adversarios. De salir bien parado de la revisión médica (cuyos detalles serán protegidos de así quererlo el presidente), al mundo le esperan unos interesantes tuits sobre lo «bien equilibrado» que es este señor.

JA

Escenas hollywoodenses de Trump en 2017

Donald Trump y el velo de su agresiva provocación contra Jerusalén

Artículos relacionados