La televisión se cobra una vida en Reino Unido

Un hombre que protagonizó un episodio del reality show más famoso de Reino Unido, The Jeremy Kyle Show, se suicidó días después de su participación en el programa luego de ser humillado por el público asistente y por no haber podido demostrar a su novia que no le era infiel.

Steve Dymond, de 63 años, asistió al programa de forma voluntaria para someterse a una prueba de polígrafo. Debido a que el resultado determinó que el hombre estaba mintiendo fue víctima de criticas y de burlas por parte de las personas que se encontraban en el estudio.

Luego de su participación en el programa, la novia de Dymons decidió terminar la relación. Días después fue encontrado muerto en su lugar de residencia. El suceso, considerado como una muestra de la fórmula de explotación del ser humano utilizada por la televisión, ocasionó el cierre del programa que tenía más de 14 años al aire.

Asimismo, ha generado un debate en el Parlamento cuyo resultado es el inicio de una investigación por parte de las autoridades encargadas en ese país de supervisar los contenidos. El programa había recibido medio millar de quejas por la violencia de su contenido desde 2011, ante las que la dirección de ITV había hecho oídos sordos.

Por su parte, el equipo de producción del programa ha insistido en que intentó por todos los medios dar con el invitado después de que abandonara los estudios. Y que, a pesar de que Dymond había sido diagnosticado con un grave cuadro de depresión, había presentado una carta de su médico de cabecera en la que se aseguraba que podía participar en el episodio sin ningún problema.

ARG

Artículos relacionados