La telerealidad en España promueve y solapa abusos sexuales

La telerealidad en España promueve y solapa abusos sexuales / Foto: Cortesía

Aunque se trata de uno los programas de más audiencia en la televisión española, el reality show Gran Hermano, emitido en una cadena privada, no escapa de duras polémicas y encuentros con las autoridades.

Esta vez, pudo rozar el delito luego que sus productores, en aras del rating, no actuaron frente a la posible violación de una concursante, lo que ha provocado el escándalo y la retirada de anunciantes en tiempos de campañas como MeToo y denuncias contra abusos sexuales entre la “clase artística” internacional.

La telerealidad en España promueve y solapa abusos sexuales
El episodio se generó en 2017 y acusan a la productora de no actuar en favor de la víctima / Foto: Cortesía

Así las cosas, trascendió un video que mostraba a una joven a la que, durante una fiesta preparada por los hacedores del show, bebió tanto alcohol que no recordaba la agresión, posteriormente, los conductores del programa muestran a la víctima las imágenes para observar su reacción y generar audiencia con ello.

A la telerealidad se le escapan los billetes

Los hechos ocurrieron en 2017, y la cadena de televisión Telecinco, que transmitió el programa, debió denunciar a la productora Zeppelin, lo que produjo que más de cuarenta marcas, entre ellas Telefónica, BBVA o Lotus, anunciaran el retiro de sus respectivas pautas publicitarias.

La mencionada productora llegó a afirmar, a través de un comunicado, que en el momento de los hechos «presentó de forma inmediata la denuncia, expulsó al presunto agresor del concurso» y retiró a la chica de la casa y la trasladó a un hotel, «acompañada de psicólogos independientes y familiares».

No impidió el abuso

Sin embargo, expertas juristas explicaron que grabar una violación o presenciarla y no intentar interrumpir el delito ni auxiliar a la víctima en el mismo momento del hecho, como presuntamente ocurrió, es omisión del deber de socorro y está penado.

Y aunque haya llevado el caso a la justicia, resulta que éste no es el primer escándalo que vive la cadena Telecinco, pues su propietario, el grupo Mediaset, acumuló nada más en 2018 más del 60,4% de las reclamaciones por contenido inapropiado para niños ante la Comisión pública española encargada de los medios. De ese número, el programa «Gran Hermano» lideró las quejas por contenido inapropiado.

FF

Sánchez busca “pacto entre diferentes” para formar gobierno

Artículos relacionados