7 tesoros culturales que Siria perdió por la guerra y nadie llora

Ninguna resolución de la Organización de Naciones Unidas los detuvo, ninguna muerte, ni siquiera la de los miles de niños los preocupó; mucho menos el valor de una cultura milenaria que siete años después sigue sufriendo los embates de una guerra que, como todas las que impulsa occidente, se pudo evitar.

El patrimonio cultural de Siria no fue arrasado por un incendio accidental, se lo llevaron los bombardeos constantes del Estado Islámico, las operaciones de hurto adelantadas por el terrorismo para garantizar su financiamiento, los ataques armados que se llevaron edificaciones y vidas humanas por igual.

Muchas de las joyas culturales que año tras año eran visitadas por millones de turistas habían sido nombradas como Patrimonio de la Humanidad, decretos que lamentablemente no pudieron parar su destrucción.

Para recordar a la opinión pública mundial la impunidad que ha acabado con este país árabe, VTActual reseña los 7 tesoros culturales que siria perdió por la guerra y nadiellora:

7. Antigua ciudad de Bosra

Situada al sur de Siria, la ciudad de Bosra fue en su día la antigua capital del imperio árabe romano. Entre sus joyas más preciadas, figuran un espectacular teatro romano del siglo II, que ha sido objeto de diversos ataques de morteros, lo que amenaza su supervivencia.

6. Puente de Deir Ez-Zor

Fue construido a finales de los años 20 del siglo pasado por los franceses en la ciudad de Deir Ez-Zor, en el noreste de Siria. Su estructura fue gravemene dañada en mayo de 2013. Funcionaba como un paso peatonal sobre el río Éufrates, ha conectado durante décadas el Levante con la Alta Mesopotamia.

5. Ciudadela de Alepo

Convertida en una base militar, la milenaria ciudadela de Alepo ha visto desaparecer algunos de sus edificios históricos. Una suerte similar ha corrido el Zoco de Alepo, el mercado cubierto más grande del mundo, que se extendía desde la Edad Media a lo largo de una docena de kilómetros.

4. La ciudad antigua de Damasco

Una de las ciudades más antiguas del mundo, rica en manifstaciones culturales e historia religiosa, quedó en ruinas por culpa de la guerra civil que ha dividido el país entero.

En 2013, el templo judío más sagrado del pais, la sinagoga Jobar de Damasco, de más de 2.000 años de antigüedad, fue saqueada y quemada. Tanto las fuerzas del Ejército como los rebeldes sirios se culpan por la demolición de este lugar.

3. Maalula

Esta ciudad ubicada en la falda de una montaña, unos kilómetros al norte de Damasco, es famosa porque sus habitantes aún conservan el arameo como idioma, lengua que se hablaba en la zona en la época de Cristo. Allí están los restos del Monasterio de San Sergio, una de las iglesias más antiguas del cristianismo, hoy golpeada por las bombas y el vandalismo.

2. Crac de los Caballeros

Es una fortaleza situada en unas altas crestas que le proporcionaban una gran capacidad defensiva, que data de la época de los cruzados.

Fue construido en el siglo XII para proteger la ruta entre las ciudades de Homs y Trípoli. El nombre con el que es conocido, ‘Krak des Chevaliers’, significa ‘la fortaleza de los caballeros’ en una mezcla de árabe y francés.

En julio de 2012 los combatientes del Ejército Libre de Siria ocuparon el lugar y el Ejército sirio respondió bombardeando el castillo, que fue usado como base para atacar el pueblo alauita de Qumayri.

1. Palmira

Esta población es quizás el mayor símbolo de la destrucción del Estado Islámico. Tomada y retomada por los yihadistas, sus ruinas arqueológicas han sido escenario de numerosos ataques, además de los combates entre los diferentes bandos.

ARG

Artículos relacionados