#VTanálisis: Cifras para la serenidad #Covid-19

#VTanálisis: Cifras para la serenidad #Covid-19 / Foto: VTactual

Cualquier información que se divulgue en torno a la rápida expansión de una enfermedad suele causar alarma, y si este mal resulta mortal, la población puede resultar presa de pánico.

Con la llegada del coronavirus ha tocado ver compras nerviosas de fármacos y pertrechos para pasar la cuarentena, incluso la adquisición masiva de productos que no sirven de nada en esta circunstancia y que dejan a más de uno sin la provisión rutinaria pero esencial.

#VTanálisis
/ Foto: Cortesía

También se ha podido ver a amplios sectores de la población tomarse a la ligera las recomendaciones sanitarias, lo que ha costado caro en términos de contagio masivo, si se analizan los casos de Italia y España. En ambos países, la gente salió a las calles y plenó plazas, sitios de concentración, playas, bares, discotecas, restaurantes. Hoy se observan las consecuencias.

Ahora toca mantener calma y serenidad

Como en cualquier emergencia –un incendio de gran magnitud, un terremoto, una inundación- si se consigue mantener la calma, es mucho más factible apreciar las soluciones que probablemente están allí, al alcance de las manos. Es que cuando estamos envueltos en la vorágine de la angustia y la desesperación, todo se nos invisibiliza.

#VTanálisis: Cifras para la serenidad #Covid-19
/ Foto: Cortesía

Justamente de ello nos habla la ingeniera Jacqueline Montes, especialista en Comunicación Política y Opinión Pública: cómo manejar la crisis en la coyuntura que experimenta Venezuela sin perder la esperanza y dejarse ganar por el miedo o la derrota.

La situación excepcional de Venezuela

Apenas el viernes 13 de marzo se reportaron los dos primeros casos de Covid-19 en suelo venezolano y 24 horas después, el sábado 14, otros ocho casos, un salto de 400% dirían los estadistas. Este domingo 15, se han confirmado siete adicionales, con lo que se eleva el número a 17 contagios confirmados.

En tal sentido, Montes señala: “Estamos en la Fase II del protocolo de seguimiento y control con el fin de frenar el avance de la pandemia del Covid-19 en Venezuela (…) Es clave entender en esta etapa que los organismos encargados de la situación tienen dos tareas: identificar (detectar) los casos que existen y seguir su evolución”.

Durante la Fase I, que se orientó a la prevención, se presumía la existencia de contagiados y potenciales transmisores, pero permanecían sin ser identificados.

Por ello, la experta resalta que ahora urge “entender que lo natural es que las cifras vayan en aumento pues se contabilizan una vez se confirman”. En crisis, y con un escenario de salud con recursos limitados, “no caben los aproximados para efectos de control, se administra la respuesta en la medida que se confirma la existencia de casos”.

Lo que ocurre al principio es normal

La especialista opina que, “en un comienzo, lo normal es que se presente un incremento acelerado de las cifras de contagio en la medida que se avanza en la etapa de detección”, razón por la que resalta “no hay por qué alarmarse por este comportamiento de los datos. Es lo normal en estos casos”.

#VTanálisis
/ Foto: Cortesía

En esta Fase II, se aplican las acciones instrumentales y comunicacionales orientadas a solucionar el problema, en este caso frenar la epidemia en el país, con medidas que deberán variar, adaptarse en el tiempo, de acuerdo con el nivel de gravedad que adquiera la situación y considerando las serias restricciones financieras internacionales que experimenta Venezuela, en medio de una campaña de sanciones unilaterales promovidas por Washington.

¿Cuál debe ser el comportamiento social?

Montes señala que si el protocolo se cumple y si como población colaboramos, “alcanzado un pico empieza el descenso de las cifras de nuevos casos, pues identificada la gran mayoría y sometida a control y tratamiento, se desacelera la aparición de casos nuevos y es cuando podemos decir que se está controlando la propagación”.

Es decir, se identifican los casos, se aplican los tratamientos y, si en el proceso se respetan las medidas de control, “se logran reducir las condiciones que facilitan la sobrevivencia y la movilidad del virus”.

Los recursos más valiosos

En este momento, por lo tanto, resulta importante que todas y todos los venezolanos inviertan en los recursos intangibles para el control de la epidemia: el acatamiento voluntario y disciplinado de las medidas de cuarentena, el seguimiento de las medidas de prevención (lavado de manos recomendadas y ampliamente divulgadas), y la solidaridad, la convivencia ciudadana y el respeto.

#VTanálisis
/ Foto: Cortesía

Por ello, insiste la experta en manejo de crisis: “El llamado es a la calma, a entender y acompañar el proceso de administración responsable que se está haciendo de la crisis, al respeto de las medidas que se irán anunciando e incrementando en la medida que avanza la detección y se aplican los controles”.

Hay países que aplican medidas muy severas

También sugiere, a cualquiera que le resulten incómodas las medidas de control, a revisar las que se han tomado en otros países del continente, como Argentina, donde se imponen sanciones penales como la cárcel hasta por 15 años para quienes no respeten la cuarentena.

Por lo pronto, recuerda que “apenas empezamos a recorrer de manera ascendente la curva de la campana del proceso, de todos depende que logremos remontar la cima y transitar el descenso en paz y con el menor daño posible para nuestro país”.

E insta a no subestimar los riesgos, por cuanto la actitud podría costarte la vida a muchos, y alerta en torno a que “las próximas dos semanas son cruciales para frenar la propagación del Covid-19 en Venezuela. Hagamos nuestra parte. Quedémonos en casa”.

FF/VTactual.com

#VTbreaking Venezuela entra en cuarentena social y colectiva por Coronavirus

Artículos relacionados