Se agotan los espacios para sacerdotes vinculados con abuso sexual

En medio de diversas denuncias por abuso sexual, lo cual ha desatado fuertes críticas de la población mundial e incluso han cuestionado la postura de la Iglesia católica ante estos hechos, el papa Francisco aceptó la renuncia del arzobispo de Washington, el cardenal Donald Wuerl, la cual presentó en septiembre pasado tras ser acusado de encubrir casos de abusos a menores.

En un informe presentado por la Fiscalía de Pensilvania (EE.UU.), detalló que Donald Wuerl, habría permitido que más de 300 sacerdotes se vieran involucrados en un total de 1.000 casos de abuso sexual contra niños, niñas y adolescentes.

Aunque en una primera instancia, el mismo Donald Wuerl, a sus 77 años de edad, presentó su renuncia ante Papa, alegando que lo hacía por motivos de edad, no fue sino hasta ahora que su petición fue aceptada pero en circunstancias duramente criticadas.

Por su parte, Donald Wuerl se ha mantenido firme en su postura en la que afirma no estar al tanto de estas situaciones y que en cuanto supo de ellas se involucró de lleno.

Ante esta decisión tomada por el Papa Francisco, en la página web del arzobispado de Washington se publicó una carta donde Donald Wuerl, expresó su agradecimiento  y respeto por la voluntad de Dios y la iglesia.

“La decisión del Santo Padre de proporcionar un nuevo liderazgo a la Archidiócesis puede permitir que todos los fieles, clérigos, religiosos y laicos, se centren en la sanación y el futuro. Permite a esta Iglesia local avanzar. Una vez más, por cualquier error de juicio pasado, me disculpo y pido perdón. Mi renuncia es una forma de expresar mi gran y perdurable amor por ustedes, la gente de la Iglesia de Washington”, escribió Donald Wuerl.

La Iglesia sumida en abusos, escándalos y ahora mentiras

 

 

Artículos relacionados