Bernie Sanders: la recta final marcada por el voto latino

Bernie Sanders, el demócrata que muchos llaman «socialista» en EE. UU., parece haber conquistado los corazones de los latinos en ese país.  En su carrera hacia las primarias donde se enfrenta a figuras del establishment como Joe Biden, exvicepresidente de Barack Obama, es el candidato que más donaciones de esta población ha recibido.

De acuerdo al diario The New York Times en español, Sanders ha recabado más dinero de donantes latinos que ningún otro candidato demócrata, incluso más que el que Obama recibió en 2008.

«Es el candidato puntero entre los electores latinos en una serie de encuestas realizadas por The New York Times Upshot y Siena College, ya que recibió un 28 por ciento de los votos en las elecciones primarias demócratas en seis estados pendulares», reseña el referido medio.

«Tío Bernie», así llaman entre la comunidad latina a este senador blanco de 78 años de edad del estado de Vermont, ubicado al extremo noreste de EE. UU. y uno de los que menos presencia de latinos tiene.

Además, a Bernie Sanders lo apoya otra fuerza, que generalmente es un poco más apolítica en el gran país norteamericano: los jóvenes. Y medios tan tradicionalistas como El País de España, han tenido que reconocer que la popularidad de Bernie Sanders no hace más que subir como la espuma.

«Arrastra hordas de jóvenes. El entusiasmo es contagioso. El establishment demócrata que lo teme, los jóvenes que le apoyan masivamente, los moderados que sólo quieren evitar cuatro años más de Trump, el país entero asistirá el lunes al reencuentro de la revolución de Bernie Sanders con los votantes, cuatro años después», publica en su sitio en Internet El País.

Bernie Sanders vs Joe Biden

Bernie Sanders no es el candidato demócrata más popular en la votación nacional, es Joe Biden, pero sí está muy, pero muy cerca del exhombre fuerte de Obama.

Algunas encuestas manejan una diferencia de 27 a 24 puntos a favor de Biden, pero otras invierten totalmente las cifras. Parece que en EE. UU. depende de quién diga qué.

El pasado 22 de enero, un sondeo nacional realizado por SSRS para la cadena CNN puso a Sanders en el primer puesto con 27 puntos, y cuatro puestos más abajo a Biden. Otra publicada ese mismo día por la Universidad de Monmoutth puso arriba a Biden con 30 y a Bernie Sanders con 23.

Pero la prueba de fuego es Iowa, un estado que por población no es particularmente importante por cantidad de votantes, pero sí políticamente.  Es el primer estado en el que arrancan las primarias y es considerado una especie de «prueba de fuego» por la que tienen que pasar los precandidatos cada cuatro años.

Y en Iowa, Bernie Sanders ha sabido conquistar a la gente. Es el favorito en los llamados «caucus» demócratas y aventaja a Joe Biden por al menos cuatro puntos: 24,2% a 20,2%.

De alcalde a precandidato presidencial

Esta sería la segunda vez que Bernie Sanders y su «revolución» intentan pasar el filtro de los electores del Partido Demócrata.  En el 2016, «Tío Bernie» fue supuestamente derrotado por la exprimera dama y exsecretaria de Estado de Obama, Hillary Clinton.  Sin embargo, el documentalista estadounidense Michael Moore, en su último filme titulado «Fahrenheit 11/9» puso en duda la derrota de Sanders.

La trayectoria política de Bernie Sanders va mucho más allá de ser senador.  Fue tres veces alcalde de una pequeña ciudad en Vermont llamada Burlington, donde fue la primera autoridad electa por un partido independiente.

Aquí Sanders intentó transformar socialmente a la ciudad y entre otras cosas dio viviendas a los más pobres a través de la financiación del Estado, creó la primera comisión de la mujer en la ciudad y apoyó el desarrollo de cooperativas de trabajadores.

A nivel político, Sanders invitó a Noam Chomsky a hablar a la ciudad de Brilington y viajó a Nicaragua, donde se reunió con el presidente Daniel Ortega para conocer de cerca la organización de las ciudades sandinistas.

Ya en el Congreso, donde fue electo como independiente para la Cámara de Representantes, fundó el Congressional Progressive Caucus, uno de las pocas organizaciones de izquierda en el Capitolio.

¿Qué propone?

La propuesta de Bernie Sanders desafía todos los estándares políticos. Entre otras cosas propone elevar el salario mínimo nacional de 7,25 dólares a 15 por cada hora trabajada, sanidad pública para todos a través de un pago único, educación gratuita universitaria.  Tachadas como insanas hace cuatro años, tras la polémica presidencia de #DonaldTrump, sus propuestas están siendo cada vez más tomadas en cuenta.

¿Cómo planea financiar esta enorme inversión social? Pues cobrándole más impuestos a los ricos y grandes corporaciones y gravar también los delitos de especulación financiera.

Maya Monasterios Vitols/ VTActual.com

Contrincante de #DonaldTrump se niega a reconocer a Guaidó

Artículos relacionados