Militares rusos se instalan en base de EE.UU. en Siria

La Federación Rusa está decidida a acabar con la guerra que se impuso al pueblo sirio. Tras el abandono de tropas estadounidenses de sus puestos al norte de ese país, y el posterior ataque turco, los rusos se unieron al Ejército de Damasco y con el aval de las milicias kurdas, avanzan en la toma de territorios. Recientemente alcanzaron la base de Hmeymim, en la provincia de Raqa, que era una de las bases controladas por los marines norteamericanos.

La toma del estratégico punto permite controlar la parte noreste de Siria y brindar apoyo aéreo al Ejército Sirio gracias a los helicópteros rusos que ya se encuentran en el punto neurálgico. Con ello se pretende controlar vía aérea toda la zona norte de Siria, en la que se disputa un enfrentamiento con el Ejército turco.

«Nuestros helicópteros ya han aparecido allí, también ha entrado un convoy de suministros técnicos, lo que significa que los militares esperan establecerse allí durante mucho tiempo» Víktor Murajovski, experto militar ruso.

Ejército sirio avanza

Gracias al apoyo ruso, las tropas sirias han retomado bastiones importantes al norte de su país. Tal es el caso de la ciudad de Tabqa, una región que era un reducto de las milicias kurdas que avalaron este despliegue tras el ataque turco.

Esta región es de vital importancia para controlar toda zona norte del país, en la que ahora Siria ejerce nuevamente la soberanía luego de que estallara la guerra civil y el lugar pasara de mano en mano. Para ello, el apoyo aéreo de los rusos ha sido vital, así como el visto bueno de las milicias kurdas que finalmente se enfilaron en un frente común para repeler el ataque de Turquía.

RB

Artículos relacionados