Rusia aprovecha el deshielo para centrar esfuerzos en el Ártico

Rusia aprovecha el deshielo para centrar esfuerzos en el Ártico / Foto: RT

El veloz encogimiento de los hielos en el Ártico hace más asequibles los cuantiosos recursos naturales que allí existen, situación que Rusia percibe como una gran apuesta geoestratégica, toda vez que posee 3 millones de kilómetros cuadrados de la región en la que habitan 2,4 millones de rusos o 40% de la población total del Polo Norte.

Para el analista militar ruso Pável Felgenlhauer, «el Ártico es el futuro de la Humanidad, el futuro golfo Pérsico, y posiblemente será el futuro escenario de conflictos armados por el control de sus riquezas», idea que patentó el explorador Artur Chilingárov al proclamar «El Ártico es ruso» en 2007, una vez que plantó en el lecho marino, a 4 mil 261 metros de profundidad, una bandera rusa de titanio.

Rusia aprovecha el deshielo para centrar esfuerzos en el Ártico
Ingentes recursos petroleros, así como gas metano se hallan en el subsuelo del ärtico ruso, a la espera de que sean liberados / Foto: Getty Images

El presidente Vladímir Putin también recalca que el desarrollo de la zona ártica es una de las prioridades de la política de Estado del país. Y no es para menos, ya que en el círculo polar ártico se encuentran cerca de 25% de las reservas mundiales de hidrocarburos.

El enfoque estatal

Para asegurar el acceso y la defensa de esas riquezas, Rusia ha restaurado infraestructuras militares soviéticas y desplegado una red de bases militares en su territorio ártico. También creó, el 1 de diciembre de 2014, el Mando Estratégico Unificado Flota del Norte, conocido también como las Tropas Árticas.

Rusia aprovecha el deshielo para centrar esfuerzos en el Ártico
En 2017 se dio a conocer la existencia de la base Nagursky, en el archipiélago Franz Josef, que en sus cinco pisos puede albergar 150 soldados y aviones de guerra nucleares / Foto: Cortesía

Así las cosas, el descongelamiento ha comenzado a activar la llamada Ruta Marítima del Norte, que une China con Europa Occidental a través del océano Ártico, para lo cual una potente flota de rompehielos atómicos rusos ayudará a convertir la vía marítima en una alternativa viable al canal de Suez, mucho más corta y más segura.

Rusia analiza: Ventajas vs desventajas

Y aunque desde el punto de vista económico y de transporte marítimo los cambios en el Ártico comportan ventajas, para la vida humana podría generar problemas: se hunden los suelos de las ciudades árticas rusas y, con ellos, los cimientos de las casas, que sufren daños al igual que infraestructuras como tuberías, carreteras y vías férreas. Ni hablar de los daños a ciertos ecosistemas naturales producto de la evaporación del metano, por ejemplo, cuyo estado sólido ha estado garantizado por siglos debido a la presión y las bajas temperaturas.

Sin embargo, ya que los aumentos de la temperatura han llegado y parecen irreversibles, Rusia prefiere enfocarse en lo positivo: podría mejorar la salud de los habitantes con climas menos crudos, se ampliarían las superficies agrícolas y se reduciría la demanda de energía, habría mejores condiciones para la navegación y aumentarían los recursos hídricos, entre otros beneficios.

FF

La costosa reparación de Notre Dame daría fruto en cinco años

Artículos relacionados