Rock and Klopp

Liverpool, la ciudad de los Beatles, del you ́ll never walk alone… La ciudad del fútbol.

El equipo del alemán Jurgen Klopp, siempre vestido con gorra y ropa deportiva, demostró ser el mejor de Europa y dejó atrás la dolorosa derrota en la final del año pasado.

Klopp le transmitió a este conjunto parte de su personalidad, un equipo que no necesitó de un sólo jugador (una superestrella) para llegar hasta el título. Todos corren, todos presionan, todos juegan, todos son importantes.

El estigma de DT perdedor se acabó de golpe. Luego de perder 6 finales, el siempre sonriente alemán logró romper el maleficio, gracias a un grupo de jugadores que creyó en él y que nunca se rindió.

“Había perdido todas las finales hasta hoy. Me acuerdo de los aficionados. Y de mi familia. Ellos han sufrido mucho más que yo”

Jurgen Klopp

Con una delantera que cuenta con Salah, Mané, Firmino y una defensa encabezada por Virgil Van Dijk, el Liverpool era uno de los grandes favoritos para alzar la «orejona».

Pero un 0-3 en el Camp Nou ante el Barcelona, en semifinales, suponía un obstáculo muy difícil de superar para cualquier equipo. No para este Liverpool.

Con un arrebato de grandeza, de orgullo propio y amor a su camiseta los jugadores dieron la gran sorpresa, con Klopp como su guía, y derrotaron 4-0 a Messi y compañía en el mítico Anfield Road.

Es cierto, tenían que jugar la Final, pero este equipo ya había hecho lo más difícil. Sí, el Tottenham de Pochettino fue un rival muy duro, un digno finalista, pero para ganarle a la banda de Klopp hacía falta más, mucho más.

Un equipo que no bajó los brazos luego de caer ante el Real Madrid en la final del año pasado, que nunca se sintió eliminado ante el Barcelona a pesar de ir perdiendo 3-0. Un equipo que aprendió ganar, luego de saber perder.

El sonido que dio esta banda fue fenomenal, desde la guitarra, pasando por el bajo, el teclado, la batería, con un coro que nunca desentonó… En Liverpool desde ahora se escucha el Rock and Klopp.

JC

Artículos relacionados