#VTendencias Los robots vivientes están entre nosotros

Los avances científicos en su avance vertiginoso se encargan de borrar de a poco las fronteras entre la realidad y la ficción. Los robots inteligentes tantas veces vistos en películas, animados y en comics y relatos, ya son parte de nuestra vida. Científicos estadounidenses desarrollaron los primeros robots vivientes a partir de células vivas de embriones de ranas. El revolucionario e ingenioso invento podrá atender a programas computarizados, pero tendrá vida propia.

Joshua Bongard, experto informático que forma parte de esta investigación, contó que los ingenios «no son un robot tradicional, ni una especie conocida de animales. Es una nueva clase de artefactos: un organismo vivo y programable». Las máquinas son una forma de vida completamente nueva, lo que materializa el sueño de la inteligencia artificial que puede tener vida propia.

Esta nueva especie o máquina, según se quiera ver, fue creada en una supercompuadora que Bongard y su socio Sam Kriegman desarrollaron en la Universidad de Vermont, y luego fueron probadas con éxito por los biólogos Douglas Blackiston y Michael Levin en la Universidad de Tufts.

Utilidad más grande que los robots vivos

Los “xenobots” como fueron llamados, miden aproximadamente un milímetro de ancho y tienen la capacidad de curarse a sí mismos luego de ser cortados y son capaces de moverse hacia un objetivo específico transportando cargas informativas. Bongard afirma que su invento «es un paso hacia el uso de organismos diseñados por computadora para la entrega inteligente de medicamentos».

Otras de las funciones que se tienen previstas para estos robots vivientes, comprenden buscar partículas contaminadas con radiación, recolectar microplástico en los océanos, viajar por las arterias y limpiarlas.

RB/VTactual.com

Metal líquido una realidad nada virtual

Artículos relacionados