Repudian nueva masacre de indígenas en Bolivia

Pasan los días y Bolivia sigue acumulando cuerpos.  La última oleada de violencia dejó al menos seis fallecidos, en la que participó el Ejército, se suscitó en la planta de gas en el barrio de Senkata, en la ciudad de El Alto, cuando los militares intentaban sacar en varios convoyes gasolina para atender la escasez de este combustible en La Paz causada por el bloqueo de quienes se oponen al nuevo Gobierno.

Pese a que el ministerio de Defensa ha dicho que los militares que participaron no usaron armas letales, se cuentan seis muertos por los incidentes, entre ellos la de un joven de 24 años que falleció tras recibir un disparo en el abdomen.

Pero las cifras que da el Ministerio Público y la Defensoría del Pueblo del gobierno de Jeanine Áñez son muy diferentes. La víspera informaron sólo la muerte de tres personas:  Deybi Posto Cusi, de 31 años, Edwin Jamachi Paniagua y un tercero aún no reconocido.

Pero Nadia Cruz, defensora del Pueblo, no dijo nada acerca de Clemente Mamani, de 24 años, quien falleció aproximadamente a las 11 de la noche del martes por la herida en su abdomen.

«Lamentablemente el paciente ha fallecido y esa información ya fue comunicada a la familia», señaló el médico Jorge Jiris del centro hospitalario Corazón de Jesús. «Antes la Defensoría del Pueblo confirmó tres decesos, aunque en la parroquia San Francisco de Asis se velaban cinco cuerpos«, sin tener en cuenta el de Mamani, reseña el diario La Razón.

La culpa es de las hordas

El ministro de Defensa boliviano, Fernando López, niega que las Fuerzas Armadas usaran armas de fuego en el operativo de Senkata, y acusó a «hordas» que reciben dinero y drogas, de intentar ingresar a la instalaciones con dinamita y de querer robar garrafas de gas.

«Hordas en estado inconveniente decidieron ingresar a la planta de Senkata con cachorros de dinamita, decidieron voltear paredes con cachorros de dinamita, quemar vehículos y robar garrafas de gas. Consideramos que lo que está moviendo a esas personas es un mero vandalismo. Están recibiendo órdenes, dinero, alcohol y coca para causar vandalismo, para causar terror, para causar pánico, solo con ese objetivo», expresío el miembro del gobierno de facto.

MMMV

Bolivianos pagan precio del golpe de Estado con escasez (+Exclusiva)

 

Artículos relacionados