Instagram bajo la lupa por suicidio

Las redes sociales pueden ser productivas para el colectivo, también informativas de forma progresiva, pero pudieran tener un gran riesgo sin alerta.

Esta semana un caso en especifico revolucionó las redes, luego de que el padre de Molly Russell, una chica británica de 14 años que en 2017 se quitó la vida, afirmará que su muerte fue por culpa de Instagram.

«La red ayudó a matar a su hija al permitir contenido que incita a autolesionarse o al suicidio», refirió una entrevista en YouTube, que explica cómo revisaron las redes sociales de Molly tras su muerte y hallaron en Instragam una gran cantidad de publicaciones depresivas.

La ministra para la prevención de suicidios del Reino Unido, Jackie Doyle-Price, explicó que mantienen conversaciones con las redes sociales para que tomen cartas en el asunto.

Por su parte, Instagram se pronunció mediante un comunicado en el que asegura que están trabajando con expertos de todo el mundo para ayudar a sus usuarios, haciendo hincapié en que «no permiten contenido que promueva o enaltezca los trastornos alimenticios, la autolesión o el suicidio», por lo que aseguran que eliminarán aquellas publicaciones que contengan estas temáticas.

NB

Artículos relacionados