#VTanálisis: Surgen serios cuestionamientos al reciente acuerdo de EE.UU y los talibanes

Surgen serios cuestionamientos al reciente acuerdo de EE.UU y los talibanes / VTactual

A menos de 24 horas desde la firma del convenio entre Washington y el movimiento radical talibán de Afganistán, para el cese de las hostilidades de los últimos 18 años en el país asiático, ya el Gobierno en Kabul ha salido al paso para señalar que algunos aspectos anunciados no incluyeron su visto bueno ni su respaldo.

La situación da cuenta de la dinámica unilateral en la que la Casa Blanca se embarca al momento de pretender “resolver” los entuertos que ha generado en el Medio Oriente, muy al estilo del “Plan de Paz” que consideró para zanjar el conflicto territorial palestino-israelí, que no integró a una de las partes interesadas, de hecho, la más afectada: Palestina.

En este caso, el presidente Ashraf Ghani Ahmadzai ha dicho que si bien su delegado –el representante especial para la Reconciliación de Afganistán, Zalmay Khalilzad- rubricó el documento durante la reunión de este sábado en Doha, Catar, en ningún momento se ha comprometido a liberar a 5 mil prisioneros talibanes.

Surgen serios cuestionamientos al reciente acuerdo de EE.UU y los talibanes
No todo lo anunciado por EE.UU. en la víspera se acordó entre las partes / Foto: Cortesía

Reciente acuerdo no incluyó liberaciones a cambio de paz

También alega que la demanda de este grupo de liberar a sus prisioneros de las cárceles afganas no puede ser una condición previa para dirigir las negociaciones de pacificación del país.

Cabe destacar que varios dirigentes talibanes –entre ellos el cofundador del movimiento, mulá Abdul Ghani Baradar- enfatizaron en Catar que la liberación de los 5 mil prisioneros debería producirse antes del 10 de marzo, cuando se prevé que inicien las negociaciones internas. Incluso, entregaron a las autoridades de Washington las listas de los que desean que sean liberados.

Honrando lo acordado

En este caso, la República Islámica de Afganistán está de acuerdo con la parte del documento en la que se habla de generar las condiciones para “llegar a un acuerdo político y lograr un alto el fuego permanente y sostenible”, que EE.UU. haga de facilitador entre el sector talibán y el de la República Islámica y que el Ejército estadounidense reduzca sus tropas hasta en 8 mil 600 efectivos en un plazo de 135 días y que las tropas de la OTAN salgan del territorio en 14 meses.

Surgen serios cuestionamientos al reciente acuerdo de EE.UU y los talibanes
Las tropas de la OTAN saldrían de Afganistán en 14 meses, de prosperar el acuerdo rubricado en Doha / Foto: Cortesía

Por tal razón, reitera que se trabajaría, en el ánimo de generar confianza entre las partes, para “incluir la determinación de la posibilidad de liberar a un número significativo de prisioneros de ambos lados”, pero nunca se dio nada por hecho mucho menos se habló de cantidades.

Es por ello que los medios internacionales recogen que Ghani Ahmadzai ha desautorizado a EE.UU. en torno a las liberaciones de prisioneros insurgentes y que, en todo caso, constituye un tema que “sólo deben negociar de forma directa el Gobierno afgano y el movimiento talibán”.

La liberación “no pertenece a la autoridad de los americanos, no estamos de acuerdo con ellos. Esto está bajo la autoridad de la República Islámica de Afganistán y podría discutirse en el marco de las negociaciones integrales (…) Está muy claro que Estados Unidos está facilitando, pero facilitar no significa decidir”, aclaró el mandatario.

Las gestiones de EE.UU. generan suspicacia

Y si el gobierno afgano ya comienza a mostrar reservas en torno a la cualidad de Washington para mediar, el vecino iraní se encuentra más que preocupado debido  las tensiones que existen entre la Casa Blanca y Teherán desde hace algunos años.

De hecho, la administración de Rohaní ha expresado que EE.UU. “no tiene una posición legal” para firmar un acuerdo de paz o decidir sobre el futuro de Afganistán, pues considera que sus  movimientos constituyen “un esfuerzo para legitimar la presencia de sus tropas en el país en conflicto y, en tal sentido, se opone.

A través de un comunicado del Ministerio de Exteriores, hace hincapié en que para Irán «la presencia de fuerzas extranjeras en Afganistán es ilegal y es uno de los principales contribuyentes a la guerra y la inseguridad en el país».

Las autoridades iraníes también subrayan la necesidad de que la paz se geste entre los distintos grupos políticos afganos, incluidos los talibanes, de manera soberana, y considerando además a los países vecinos, que se han visto afectados por la situación. Seguidamente, señala que Irán está dispuesto a “ofrecer cualquier ayuda para establecer la paz, la estabilidad y la seguridad en Afganistán” respetando su soberanía e integridad territorial.

Además, propone que sea Naciones Unidas la que facilite las negociaciones entre los afganos, supervise y garantice la implementación de los acuerdos alcanzados.

FF/VTactual.com

Engavetan crímenes de EEUU en Afganistán por «falta de presupuesto»

Artículos relacionados