Puigdemont exhibe fuerza y la esgrime ante el Gobierno español

Puigdemont exhibe fuerza y la esgrime ante el Gobierno español

El líder catalán y expresidente de Cataluña, Carles Puigdemont, se encuentra en Bruselas, cumpliendo de esta forma, su objetivo de abandonar Alemania, donde estuvo cuatro meses hasta que el Tribunal Supremo español retiró la orden de arresto que pesaba sobre él por su papel en la celebración de la consulta independentista del 1 de octubre de 2017.

Tras arribar este sábado a Bruselas, Puigdemont se encontró con su sucesor al frente de la Generalitat, Quim Torra, quien viajó desde Barcelona para encontrarse con el dirigente. Tras una reunión, se dirigirán a Waterloo, donde Puigdemont residía antes de viajar a Finlandia y ser detenido en Alemania. En ese lugar, llamado «Casa de la República”, celebrarán un acto por la libertad de los presos políticos y los exiliados.

Carles Puigdemont, al salir en libertad

En su primera comparecencia ante los medios tras retornar a la capital belga, Puigdemont dijo que su viaje «no acaba aquí» y que irá hasta el último rincón de Europa en defensa de la justa causa del pueblo catalán y hasta que sean puestos en libertad todos los independentistas en prisión.

«Hoy es un día importante en el terreno político pero también en el emocional», fueron sus primeras palabras.

Expresidente de la Generalitad de Cataluña Carles Puigdemont mientras da una conferencia

Lucha catalana con respaldo

El objetivo de Puigdemont con su retorno a Bélgica es recuperar su presencia mediática y seguir respaldando la lucha catalana.

Puigdemont fue detenido el 25 de marzo en el norte de Alemania cuando volvía a Bélgica de un viaje a Finlandia. Tras pasar 12 días en la cárcel fue puesto en libertad bajo fianza y se trasladó a Berlín. A partir de junio se instaló en las afueras de Hamburgo a la espera de la decisión del Tribunal Superior del estado de Schleswig-Holstein.

Ahora podrá moverse libremente en cualquier país con excepción de España, donde es investigado por rebelión y malversación. Solo podrá regresar sin riesgo de ser detenido cuando estos delitos prescriban, es decir, dentro de 20 años.

GG

Artículos relacionados