El presente es belga, el futuro pinta inglés

Bélgica mereció más en este Mundial, tuvo la oportunidad única de pasar a la gran final y no pudo contra Francia. Aún así, con la sensación de poder haber hecho mucho más, los «Diablos Rojos» jugaron un gran encuentro por el 3er lugar.

Este duelo «el que nadie quiere jugar», generalmente es un encuentro muy vistoso. Los equipos no tienen nada que perder y despliegan un fútbol sin ataduras.

Hazard fue el mejor del partido

Bélgica lo hizo al inicio y Meunier adelantó a los suyos. Inglaterra parecía perdida en la cancha, sin ideas y abrumada por la verticalidad del juego belga.

Como ocurrió durante todo el mundial, Lukaku y compañía desperdiciaron muchas oportunidades… La principal causa de no haber llegado a la final.

Para el segundo tiempo las cosas cambiaron, Bélgica bajó el pie del acelerador e Inglaterra aprovechó para buscar la igualada de la única forma en la cual sabe jugar: centros al área y balón parado.

Cuando los jóvenes ingleses estaban más cerca de igualar el marcador, una combinación entre Hazard y De Bruyne para finalizar un contragolpe le dió cifras definitivas al encuentro.

Con esta victoria, Bélgica culmina su mejor participación en la historia de los mundiales con un lugar en el podio. Aunque se esperaba mucho más de este grupo.

Por su parte Inglaterra finaliza un mundial de ensueño, con una generación que está llamada a ser protagonista en Catar 2022 y cuya edad promedio invita a soñar con una dinastía en los venideros años.

I

Inglaterra ya piensa en Catar 2022

Bélgica celebra el presente, el futuro le pertenece a Inglaterra.

 

Francia-Croacia: Calidad vs Corazón

JUNIOR CORDERO
TW/IG JJUNIORCORDERO

Artículos relacionados