Políticas migratorias de Trump ¿hacia dónde apuntan?

Aunque a la llegada del presidente estadounidense, #DonaldTrump, a la Casa Blanca, su objetivo siempre estuvo dirigida a cumplir con sus promesas de campaña, en las que aseguró que deportaría a más de 10 millones de indocumentados a su país de origen,  esta se ha visto obstruida por las leyes y acuerdos que garantizan el derecho de los inmigrantes.

En  este sentido, el mandatario norteamericano, ha recrudecido sus políticas antiinmigrantes, como el cierre parcial de la frontera o su idea de declarar una emergencia nacional, lo cual podría generar graves consecuencias en el sector económico, social y político, dentro y fuera del territorio estadounidense.

Durante unas declaraciones ofrecidas por Trump, el pasado 4 de enero,  manifestó que como parte de sus acciones para obtener el financiamiento para la construcción del muro fronterizo, señaló que «Podemos convocar a una emergencia nacional y construirla muy rápidamente. Pero si podemos hacerlo a través de un proceso negociado, le daremos la oportunidad», indicó el mandatario ante la falta de respaldo de los demócratas en el Congreso.

Ante el estancamiento de las acciones impulsadas por Trump, para tratar de impedir la entrada de inmigrantes a los Estados Unidos, este lunes, se hizo pública la renuncia de Kirstjen Nielsen, quien fuese hasta ese momento, la  Secretaria de Seguridad Nacional, abriéndole paso a Kevin McAleenan, quien asumirá este cargo.

Salida de Nielsen

Aunque de un primer momento, la salida de Nielsen, pareciera repentina, un artículo publicado por ‘The New York Times’, sugirió que ésta habría sido despedida por el inquilino de la Casa Blanca, teniendo en cuenta que Trump, había manifestado sentirse insatisfecho por el aumento de inmigrantes en el territorio estadounidense.

Kevin McAleenan, se ha mostrado de acuerdo con las políticas de tolerancia Cero, impulsada por Trump, al permitir en el pasado mes de noviembre del 2018, que funcionarios  hicieran uso de gas lacrimógeno contra los inmigrantes, entre ellos mujeres y niños, quienes trataron de ingresar al territorio norteamericano por la frontera mexicana. En ese momento, McAleenan  justificó la acción alegando que era “una situación peligrosa de tornarse peor”.

McAleenan, de 47 años, oriundo de Hawai, se desempeñó como comisionado de Oficina de Aduanas y Control Fronterizo (CBP).  Pese a que McAleenan ha admitido que actualmente existe una situación crítica en la zona fronteriza, debido a la detención de más de 12.000 personas, reafirmó que se tomarán «todas las acciones que estén en nuestro poder«, para contrarrestar la entrada de inmigrantes al país.

YR

Artículos relacionados