Piñera retrocede en costos de salud ante insistentes protestas

Orto paso atrás ha tenido que dar el presidente chileno Sebastián Piñera con respecto a sus políticas económicas. Esta vez se trata de la aplicación de un plan para reformar el sistema estatal de salud, una de las aristas que acentúa la desigualdad en la nación austral.

Producto de las fuertes protestas que se registran en el país desde hace más de dos meses, y que se renovaron con fuerza tras las fiestas de año nuevo, el gobierno ha cedido en algunas de las peticiones de los manifestantes, que más que reformas puntuales, exigen un cambio de rumbo para la política del país, que se apoye en una constituyente que cambie la carta magna dejada por el dictador Augusto Pinochet.

El presidente chileno está entre dos aguas: las presiones callejeras y las de las elites económicas

El nuevo sistema estatal de salud que propone Piñera, pretende agilizar la atención médica con nuevos plazos para garantizar la atención oportuna de cirugías, cubriría hasta un 80% los costos de salud y reduciría de manera importante el precio de las medicinas.

Los «ajustes» de Piñera

La presión callejera que comenzó tras un aumento en los precios del transporte público en octubre pasado, ha hecho que el gobierno instaure algunas reformas que incluyen un plebiscito para cambiar la Construcción, elevar el sistema de pensiones y aumentar el salario mínimo.

La represión a las manifestaciones, que ha contado con el silencio cómplice de organismos internacionales que incluyen a la chilena Michelle Bachelet, Alta Comisionada de DDHH de Naciones Unidas, incluyen atropellos como detenciones ilegales, tortura, intimidación, violaciones y asesinatos.

RB/VTactual.com

Artículos relacionados