Petrocaribe: la piedra en el zapato de EEUU

La relación ente el control de la producción petrolera venezolana y la capacidad de EEUU de influir en gobiernos menos potentes de la región, especialmente en el caribe se ha visto empañada por Petrocaribe.

Para EEUU Petrocaribe es una piedra en el zapato que ha logrado que casi todos los países del Caribe apoyen a Venezuela sin que EEUU pueda influir sobre sus decisiones.

Venezuela logró aumentar su influencia en la zona gracias a Petrocaribe, un acuerdo de cooperación energética impulsado por el Presidente Hugo Chávez que terminó uniendo a 18 países.

Ismael Acasio internacionalista y economista asegura, «Venezuela tiene refinerías en la región, es socia de la refinería en República Dominicana, tiene otra en Curazao, además de las que tiene PDV Caribe en la región, es decir, una estructura no conveniente para EEUU».

En 2005, Venezuela firmó un acuerdo llamado Petrocaribe, que literalmente le salvó la vida a decenas de miles de caribeños y centroamericanos. Las naciones in­tegrantes han recibido petróleo venezo­lano con un financiamiento del 60- 40% (a 17-25 años) y con un tipo de interés del 1-2%.

«Esta acción de la organización produjo que los países receptores pudieran solventar las crisis económicas mundiales y preservar su soberanía sin tener que acatar medidas de austeridad impuestas por el FMI o el Banco Mundial».

Acasio hace énfasis en la llegada de #DonaldTrump al poder como el detonante que dejó una vez más a EEUU al descubierto con respecto a su necesidad por apoderarse del crudo de otros países.

«Sin duda alguna el presidente de EEUU busca adueñarse del crudo en toda la región del Caribe para volver a tener el control de la zona. Esto no puede ser posible si Maduro está en el medio, por eso la razón de sacarlo del juego».

Recuerda la visita del secretario de Estado, Rex Tillerson a Jamaica entre los destinos que visitó la primera semana de febrero, «la intensión no era otra que romper los acuerdos de cooperación establecidos entre el Caribe y Venezuela».

Afirma que EEUU busca administrar la dependencia energética de las naciones de todo el Caribe, «para eso no debe existir Nicolás Maduro porque no les conviene».

NB

Artículos relacionados