1M: Argentina y Brasil hoy conmemoran el retroceso a la derecha

Los derechos laborales en la región latinoamericana vienen en retroceso. La pérdida de gobiernos populares, que impulsaban trasformaciones de provecho para las clases trabajadoras, ha derivado en una feroz arremetida que no sólo pretende revertir los logros del pueblo trabajador, sino que además insiste en atentar contra su dignidad y su voluntad de protagonizar procesos políticos.

La agenda de los gobiernos de la derecha en Latinoamérica, una vez toman el poder, es la aplicación de reformas laborales absolutamente neoliberales, cuyo principal objetivo es facilitar la vuelta de los poderes transnacionales y aplicar mecanismos de explotación renovados y perfeccionados sobre las clases trabajadoras.

Brasil:

La experiencia brasileña, luego del golpe de Estado a Dilma Rousseff y la instalación de Michel Temer como jefe de Estado, es el más claro ejemplo de los retrocesos generados por los gobiernos de derecha en materia de legislación laboral. Tras los cambios generados, los empresarios son los principales beneficiados, ya que la reforma laboral les permito incluso sobreponerse sobre los propios instrumentos de regulación nacional.

Aprobada en noviembre de 2017, la reforma laboral ejecutada por Michel Temer ya comienza a generar estragos sociales. A continuación, enumeramos los retrocesos más destacados que esta medida generó para el pueblo brasileño:

– Aumentó la jornada laboral de 40 a 44 horas semanales y de 8 a 12 horas diaras.

– Subió la edad mínima de jubilación a los 65 años, para hombres y mujeres. Antes de la reforma, las mujeres podían jubilarse tras 30 años de cotizaciones, y los hombres tras 35 años de cotizaciones.

– Autoriza la tercerización, dado que permite a las empresas contratar servicios de terceros hasta para la actividad final que prestan la propia compañía. Esto reduce los costos de contratación y expone a los trabajadores a relaciones laborales que no garantizan la protección médica, el transporte, la dotación de dispositivos para la seguridad laboral, entre otros.

– Consiente que los derechos de los trabajadores puedan ser negociados, y que beneficios como las vacaciones, el adicional nocturno, licencia de paternidad y el salario mínimo pueden ser relativizados. La contratación colectiva pierde la protección y puede ser modificada por el patrono.

– Reduce el tiempo de descanso del trabajador de 1 hora a 30 minutos diarios.

– Desconoce la figura de “horas extraordinarias de trabajo” y por lo tanto no garantiza su remuneración especial.

– Permite que se divida el descanso vacacional en tres partes, si así lo requiriera el patrón.

DATO: Desde la aprobación de la reforma laboral en noviembre de 2017, el desempleo en Brasil creció un 0,6% durante el primer trimestre de 2018. La cantidad de personas desempleadas se ubicó en 13,5 millones para febrero de este año. Además, la población ocupada disminuyó en un 0,9 por ciento, 858.000 personas menos, en comparación con el trimestre anterior.

Argentina:
Al igual que Brasil, el gobierno argentino impulsa una nueva reforma laboral que pretende servir a los intereses de la burguesía, en detrimento de las clases trabajadoras. Mientras avanza hacia su aprobación, el gobierno de Mauricio Macri ha impulsado otras acciones que implican graves retrocesos para el pueblo trabajador argentino.

El gobierno argentino ha generado el despido de cientos de miles de trabajadores en el sector público y los ha permitido en el sector privado. Sólo en 2016, más de 240 mil trabajadores perdieron su puesto trabajo. En 2017, más de 25 mil trabajadores fueron dejados en la calle. Para 2018 sigue creciendo el número de desocupados en Argentina. El Ministerio de Educación tiene previsto el despido de decenas de miles de docentes, como acción para ejecutar un plan de privatización de la educación.

En tiempos recientes, el parlamento argentino aprobó la ley de Reforma Previsional que modifica la legislación en materia de jubilaciones. Entre los puntos principales de esta reforma, está la modificación del método para calcular el aumento anual de las asignaciones por jubilación, y la extensión de la edad para la jubilación a 70 años para los varones y 65 para las mujeres.

La gestión de Mauricio Macri ha estado caracterizada por la aplicación de altas tazas tarifarias, el despido masivo de trabajadores, la reforma a la legislación que brindan protección laboral a la clase obrera y la transferencia del poder absoluto a los grupos empresariales.

Michel Temer y Mauricio Macri traman la definitiva aceptación de un Tratado de Libre Comercio entre Mercosur y la Unión Europea.

– El tratado exige la aplicación de una agenda neoliberal que conlleva:
– El reordenamiento jurídico y la modificación de leyes de Estados independientes.
– La cancelación de actos soberanos por acuerdos comerciales.
– La eliminación de todos los obstáculos para futuras decisiones de los inversores extranjeros con el fin de proteger sus intereses.

La vuelta de gobiernos neoliberales a la región, pretende consumar la subordinación absoluta de Sudamérica a los intereses colonialistas y neoliberales del capital internacional, que tiene en la precarización de las condiciones de vida los pueblos el sustento de las relaciones de esclavitud que pretenden perpetuar.

EP

Artículos relacionados