Los escándalos de pedofilia “salpican” a la ONU

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) acaba de formalizar un secreto a voces: los abusos sexuales de sus «trabajadores humanitarios», que ya han sido denunciados en países como Haití, y que viene sucediendo desde hace años sin que parezca que se le pone freno.

La existencia de una red de pedofilia fue denunciada en 2018 por el ex Alto Comisionado de ayuda humanitaria de la ONU, Andrew MacLeod, quien aseguró que en el organismo multilateral hay unos 3.300 funcionarios con tendencias pedófilas, implicados en 60.000 violaciones en 10 años, esto equivaldría a unos 18 niños por cada funcionario.

“Hay decenas de millares de agentes humanitarios en todo el mundo con tendencias pedófilas. Es endémico en el sector de ayuda humanitaria en todo el mundo. El sistema está corrompido”, dijo en esa oportunidad MacLeod.

Esta información se la dio MacLeod al diario británico The Sun, en el que también reveló que estos datos se los entregó un año antes al Departamento Británico de Desarrollo Internacional (DFID).

Los abusos sexuales fueron cometidos en lugares como los Balcanes, Ruanda y Pakistán, país donde mandaba operaciones del Centro de Coordinación de Emergencias de la organización mundial.

Si esta información es cierta, este escándalo podría ser uno de los más grandes del mundo, debido al nivel de influencia que tiene la ONU en el mundo, la permisología que tienen sus agentes por parte de los Gobiernos de los países miembros y la situación de vulnerabilidad en la que se encuentran estos pequeños, muchos víctima de desplazamiento forzoso por guerras o hambrunas, y también, miles, huérfanos o separados de sus padres.

De hecho, Andrew MacLeod afirma que ser agente humanitario se ha vuelto una de las profesiones preferidas de estos pedófilos, ya que así pueden tener más fácil acceso a mujeres y niños desprotegidos en todo el mundo.  En su documento agrega que las personas dentro de la ONU que intentaron denunciar estos casos fueron inmediatamente despedidas.

Si usas una camiseta de UNICEF, nadie te preguntará qué estás haciendo. Tienes impunidad y puedes hacer lo que quieras. Es endémico en el sector de la ayuda humanitaria en todo el mundo. El sistema está corrompido y tendrían que haber dicho basta desde hace años”, sostuvo.

La alarmante cifra lanzada por MacLeod se basa en la admisión hecha en 2017 por el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, de que funcionarios de las fuerzas de paz, los llamados «cascos azules»,  y civiles, abusaron al menos de 311 víctimas sólo en el 2016 y admiten que el número total de datos sería el doble de los relatado.

Y a eso se le suma que MacLeod cree que 10% de las violaciones y agresiones no son denunciadas.  “Los crímenes de abuso de niños están siendo inadvertidamente financiados en parte por el contribuyente del Reino Unido. Sé que hay muchas discusiones en los niveles más altos de las Naciones Unidas de que ‘algo hay que hacer’, pero nada eficaz sucede. Si miras el histórico de denunciantes, fueron despedidos. Estamos analizando un problema a escala de la Iglesia Católica – o mayor aún”, alertó MacLeod.

«Así que seamos claros: la explotación sexual y el abuso por parte del personal de la ONU es inaceptable, y estamos totalmente comprometidos con la política de tolerancia cero del Secretario General, António Gutérres. Estas acciones inapropiadas dañan a las víctimas y mancha la reputación de miles personas que trabajan en las operaciones de paz y que sirven con honor y distinción. Asimismo, socava la confianza necesaria entre nuestro personal y los millones de personas a las que nos hemos comprometido a proteger y servir», afirma una nota de prensa del organismo internacional con fecha del 23 de enero.

MMMV/VTactual.com

ONU denuncia que Assange es víctima de tortura blanca

Artículos relacionados