Avanza el Paro Nacional en Colombia

Sindicalistas, obreros, indígenas, estudiantes, campesinos y afrodescendientes se plegaron al llamado que hicieran maestros y estudiantes, para exigirle al Gobierno de Iván Duque el cambio de sus políticas neoliberales hacía el pueblo colombiano. Por ello, miles de colombianos salieron a la calle en una ola de protestas y más recientemente en Paro Nacional.

Según el medio de comunicación colombiano, El Espectador, más de 10.000 personas estuvieron presente en la marcha de Bogotá

Las demandas del pueblo neogranadino son: incremento justo para el presupuesto para la educación; manifestantes aseguran que el prepuesto limita el dinero para el sector salud y educación, por lo que temen los colombianos que la educación pública deje de serlo y se privatice.

Una de las razones de los protestantes son las políticas que implementa el Gobierno de Duque en sector agrario, que deja sin tierras a campesinos de mediana y pequeña industria, o contaminándolas y dejándolas sin uso agrario.

Otras de las razones para las protestas es la defensa de los Acuerdos de Paz firmados en 2016 por el Gobierno Nacional colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc), de los cuales cuatro de 19 artículos fueron objetados por Duque en marzo pasado.

Las malas políticas de la explotación minera que limita a la sociedad colombiana a no tener agua potable, así como el uso del fracking que vulnera los suelos y contamina el aire de los sectores donde se realice. Aunque Duque aseguró que la peligrosa forma de explotar petroleo, dejaría de aplicarse en la Guajira colombiana cuando él llegará a la presidencia, la promesa que aún no se cumple.

Mientras el Gobierno ve intereses políticos en las protestas, los manifestantes anuncian que su oposición a iniciativas como el Plan de Desarrollo continuará.

Las organizaciones sociales colombianas aseguran que el Gobierno ha implementado nuevamente el paramilitarismo a nivel gubernamental al estar fuertemente implicado en el asesinato de lideres sociales y campesinos. Según la Defensoría del Pueblo, en 27 departamentos de Colombia hay presencia paramilitar mientras que los organismos del Estado no hacen nada para erradicarlos.

Por otro lado, el Gobierno asegura que las protestas obedecen a intereses políticos y no sociales por parte de las manifestaciones registradas en ciudades como Bogotá, Cali, Medellín y Barranquilla, que reunieron a un nutrido grupo de personas bajo la consigna principal: “Si el Gobierno no escucha, seguiremos en la lucha”.

XC

Artículos relacionados