Paraguay extrema su postura intervencionista y rompe relaciones con Venezuela

Paraguay, uno de los 13 países que el pasado 4 de enero suscribió la declaración del Grupo Lima, anunció, en voz de su presidente, Mario Abdo Benítez, el cese de las relaciones diplomáticas con Venezuela, tras la asunción de Nicolás Maduro como Presidente de la República Bolivariana de Venezuela para el período 2019-2025.

«Paraguay va a promover el respeto a la institucionalidad y a los valores democráticos dentro y fuera de mi país», dijo en una alocución el mandatario paraguayo, quien aseguró que el triunfo de Maduro se produjo en un proceso electoral ilegítimo.

La vida de Abdo Benítez está estrechamente vinculada con la del dictador Alfredo Stroessner, ya que su padre, Mario Abdo, fungió como secretario privado de Stroessner, responsable de la muerte de unas 4.000 mil personas durante su régimen (1954 y 1989).

Para Abdo Benítez , quien no se ha molestado en ocultar su admiración por el hombre que aplicó la política de mano dura contra la disidencia, resulta pertinente romper relaciones con Venezuela ante lo que consideró una «ruptura del orden constitucional».

El Gobierno de Paraguay ordenó el cierre de su embajada y el retorno de su personal diplomático, y dio un plazo para el retiro del personal venezolano acreditado en la nación suramericana.

YBV

Artículos relacionados