La intransigencia de Israel deja una pequeña víctima palestina

La intransigencia de Israel deja una pequeña víctima palestina / Foto referencial: Cortesía

Un niño palestino de diez años ingresó en estado crítico a un hospital tras un disparo en la cabeza, este viernes, durante una protesta en el pueblo de Kfar Qadum, en la Cisjordania ocupada, en la que hubo enfrentamientos con el Ejército israelí.

Al niño se le trasladó a un centro médico de la ciudad de Nablus, donde fue operado de una herida provocada por munición real, denuncia hoy el Movimiento Internacional de Solidaridad (ISM, en sus siglas en inglés), que acusa a los soldados israelíes de los disparos.

Asimismo, en un escáner cerebral, los médicos identificaron «más de 100 fragmentos de bala» en la cabeza del pequeño.

Israel se excusa

Una portavoz del Ejército israelí explicó a medios que sus soldados «respondieron con medios de dispersión antidisturbios» ante unos 60 manifestantes «que provocaron disturbios, arrojaron piedras contra las tropas y quemaron neumáticos».

La intransigencia de Israel deja una pequeña víctima palestina
Muchos medios han denunciado el constante asedio del Ejército israelí contra los niños palestinos / Foto referencial: AFP

El Ministerio de Sanidad palestino acusó a Israel de haber cometido «un crimen», y consideró que el caso del menor palestino «no será el último si continúa el silencio» de la comunidad internacional ante «las repetidas violaciones israelíes de las convenciones internacionales».

La agresión permanente

De hecho, las manifestaciones en la villa palestina de Kfar Qadum se repiten semanalmente desde hace casi una década, con protestas contra el cierre israelí de una carretera desde hace más de 14 años.

Este viernes, en la Franja de Gaza, las movilizaciones semanales de la denominada Gran Marcha del Retorno saldaron 33 manifestantes heridos por disparos de bala de las tropas israelíes apostadas en la valla de separación entre el enclave palestino e Israel.

FF

Artículos relacionados