#VTentrevista Sin una oposición nacionalista se hunde Venezuela

Mientras el discurso apocalíptico de la oposición extremista en Venezuela se roba los más ruidosos titulares, la Mesa del diálogo entre el gobierno de Nicolás Maduro y partidos opositores no alineados a Juan Guaidó y el entramado injerencista, pierde terreno ante la opinión pública. En medio, un país azotado por un violento bloqueo económico que amenaza con ponerse peor.

En VTactual pulsamos la opinión sobre este escenario con el abogado y comunicador Juan Martorano Castillo, quien lleva años analizando el acontecer político de su país y aún mantiene la fe puesta en que el diálogo es la vía para solventar la crisis venezolana.

¿Se enfrió la mesa de diálogo entre gobierno y oposición?

No se ha enfriado la Mesa de Diálogo. Todo lo contrario. Está muy activa. Indudablemente toma un receso producto de las fiestas carnestolendas, pero se retoma con mucha fuerza, debido a que estamos llegando a marzo, el último mes del primer trimestre, donde seguramente habrá noticias importantes con respecto a la designación del CNE (Consejo Nacional Electoral).

 

La Comisión Preliminar de la Asamblea Nacional (AN) tiene 73 candidatos para elegir 10 que conformen el Comité de Postulaciones Electorales, pero pienso que debido a la premura en los tiempos políticos y económicos, los rectores del CNE serán designados por la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), estimo que después de la primera quincena de marzo o comienzos de abril, para iniciar los preparativos de las elecciones parlamentarias que deberían darse en seis meses luego de la instalación del nuevo CNE. Así lo ordenan nuestras leyes y los tiempos económicos y políticos, además de que los participantes de la Mesa, aunque no lo expresen públicamente, han llegado a algunos acuerdos en cuanto a metodologías y lapsos.

Ante el endurecimiento del bloqueo de Estados Unidos contra Venezuela, ¿qué papel puede jugar esta mesa de diálogo en caso de reactivarse?

La Mesa Nacional de Diálogo entre sectores de la oposición y representación del Gobierno Nacional, ante el endurecimiento de las agresiones económicas en el país, puede ser el escenario perfecto para el llamado a la unión nacional. Si bien es cierto que podemos discrepar política e ideológicamente en la conducción del país, como venezolanos estamos obligados a defender la Patria, y allí no debería haber distingos de ninguna especie.

De hecho, para los propios estadounidenses cuando está comprometida su seguridad nacional, desaparecen las barreras políticas o partidistas, y lo mismo debería ocurrir acá ante las amenazas que se ciernen sobre el país, y esa Mesa Nacional de Diálogo sería la instancia idónea para convocar a la Unión Nacional para la defensa de la Patria.

Frente la petición del extremismo sobre una intervención ¿Es posible consolidar una oposición nacionalista en Venezuela?

Al extremismo opositor hay que aislarlo y someterlo a la justicia y al ordenamiento jurídico. A esas voces que discrepan del modelo político bolivariano, pero que tienen conciencia nacional, hay que hacerlos más visibles y respetarlos. Esa sería una verdadera concepción democrática y sería muy necesaria en estos momentos de crisis de liderazgos en el país.

¿Son viables elecciones presidenciales adelantadas? ¿Está en la agenda de negociación?

El tema de las elecciones presidenciales adelantadas podría estar en los diálogos porque es un tema político, más que jurídico. Además estamos en un momento constituyente (no olvidemos la relegitimación que se dio en julio de 2000). La cuestión está en que el extremismo opositor representado por (Juan) Guaidó, dinamita cualquier salida política a la actual coyuntura venezolana.

Pero en cuanto a elecciones presidenciales adelantadas, no sería un escenario descartable del todo. Dependerá de los acuerdos y la catadura moral de los liderazgos de la oposición (u oposiciones) en el país y lo que ellos estén dispuestos a otorgar en el marco de las negociaciones con la representación del gobierno.

¿Una oposición nacionalista podría frenar las intenciones injerencistas foráneas?

Una oposición nacionalista no es garantía de detener las amenazas que se ciernen sobre nuestro país. Pero una oposición nacionalista si sería garantía de derrotar, más temprano que tarde, cualquier agresión que se pueda generar contra la patria. Eso es lo más importante, y como lo expresaba en anterior respuesta, sería un buen argumento para la convocatoria a la unidad nacional entre venezolanos cuando la Patria está en peligro. Los otros puntos, bueno habrá que aprender a convivir en medio de nuestras discrepancias, pero hay otros en los que se puede coincidir, como por ejemplo, la defensa de la Nación venezolana.

Randolph Borges/VTactual.com

#VTentrevista La fe en el Petro como salvavidas al bloqueo

Artículos relacionados