Oposición boliviana se niega al diálogo e insiste en la violencia

Violencia fascista es lo que se vive en Bolivia desde que el dirigente de la oposición y candidato perdedor por la presidencia, no aceptará los resultados de las elecciones el pasado 20 de octubre, dando como resultado la reelección del presidente de Bolivia, Evo Morales.

Con olas de violencia y fascismo se han volcado a las calles, prueba de ello es lo sucedido la tarde de este miércoles, cuando un grupo de mujeres sufrieron una brutal agresión en la provincia de Cochabamba por parte de la oposición del país andino.


García Linera calificó la agrasión de la alcaldesa de Vinto, Patricia Arce, como «una página de la vergüenza en la historia del país» y expresó que esa «imágenes tienen que quedar en la memoria de los bolivianos».

Por su parte el vicepresidente Ejecutivo de Bolivia, Álvaro García Linera, en medio de una rueda de prensa expresó que su país enfrenta «una oleada fascista».

En el mismo orden de ideas, comentó que en la víspera de una movilización realizada por parte de la pueblo llamada ‘Marcha por la paz’, fue atacada por grupos de choque, así como narró el hecho que fue víctima la alcaldesa de Vinto, Patricia Arce.

Arce, quien fue retenida en contra de su voluntad por unas quinientas personas, le cortaron el cabello, la hicieron caminar descalza y la bañaron de pintura roja por ser indígena.

XC

Artículos relacionados