ONG’s tras el golpe en Bolivia

El exembajador de Argentina en Bolivia, Ariel Basteiro, denunció que organizaciones no gubernamentales (ONG), estarían detrás del golpe de Estado en Bolivia convocadas por la Agencia Central de Inteligencia (CIA), que tendría un interés oculto en la salida del presidente Evo Morales del poder.

“Hay intereses muy ocultos que hoy no se pueden percibir. Por ahí en un par de años vamos a saber con certeza la operación de la CIA para provocar y financiar el golpe de Estado”, expresó el diplomático durante una entrevista ofrecida a un medio argentino.

No sería la primera vez que estas organizaciones, cuya figura comienza a imponerse en América Latina a partir de la década de los 80, desestabilizan gobiernos contrarios a las políticas de EE. UU., principal fuente de ingreso de estos supuestos organismos independientes.

Los más famosos, y que se ha comprobado que han estado vinculados con acciones golpistas en países como Venezuela, son la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), Fundación Nacional para la Democracia (NED), Instituto Nacional para la Democracia (NDI) y el Instituto Republicano Internacional (IRI), que dirigen sus recursos a organizaciones políticas y agrupaciones contrarias a la línea política del gobierno que quieran atacar.

De acuerdo con investigaciones realizadas por el expresidente ecuatoriano, Rafael Correa, entre 2002 y 2012 las ONG ampliaron su presencia en el continente invirtiendo sólo en Venezuela (en el caso de la USAID y la NED) más de 100 millones de dólares durante ese período.

Con ese dinero, financiaron grupos de choque opositores y crearon 300 nuevas organizaciones que se encargaron de generar cualquier cantidad de información y actividades en contra del gobierno de turno. Precisamente en 2012, unas 26 ONG tuvieron que cesar sus actividades porque no pudieron demostrar la transparencia de sus procesos ni la legalidad de los fondos que recibían.

En el caso de Bolivia, Basteiro lamenta que el accionar de las ONG haya encontrado un apoyo en las autoridades militares y policiales, quienes fueron las que consumaron el golpe de Estado contra Morales. De acuerdo con el diplomático argentino, las renuncias de los funcionarios no fueron voluntarias sino bajo amenaza de muerte que se extendió hasta sus familiares, quienes vieron muy temprano cuál sería el guión que aplicaría la oposición.

ARG

Artículos relacionados