Odiar y Amar en Caracas: dos extremos manifiestos

El Gobierno de Venezuela convocó a una gran marcha en celebración de los 207 años de la Independencia del país y como una forma de renovar el compromiso con los principios fundamentales de la Nación: la defensa de la soberanía, el antiimperialismo y la autodeterminación de los pueblos.

Como ocurrió hace dos siglos, Venezuela libra una lucha a pulso con el imperio más poderoso; salvando, por supuesto, las distancias de tecnología aplicada a la industria de guerra. Sin embargo, los pueblos libres son difíciles de doblegar por la fuerza.

El contraste de las marchas es abismal: mientras el chavismo da una muestra extraordinaria de pasión patria, la oposición no deja de mostrar su abnegación por la destrucción y la violencia.

Un grupo de comunicadores populares realizó un reportaje en el que preguntó a los diputados de oposición cuántos años de Independencia celebran los venezolanos este 19 de abril:

El desconocimiento en torno a tan importante fecha, es un lugar común de la oposición. El año pasado, Henrique Capriles Radonski, ex candidato a la Presidencia y gobernador del Estado Miranda, divagó entre eufemismos para intentar (no lograr) la conceptualización del significado del 19 de abril en la historia de Venezuela:

La víspera estuvo marcada por denuncias cruciales. El Presidente de la República realizó una alocución este 18 de abril en la que denunció que sectores de la oposición venezolana, comprometidos con los intereses del Departamento de Estado de EE.UU., habían iniciado las operaciones de un Golpe de Estado contra Venezuela.

Habló de la captura de un militar retirado que sería el cabecilla del golpe. También alertó que un grupo de militares (activos y retirados), que formaban parte de la insurrección, se dirigían hacia territorio colombiano (el que por tradición es el primer destino de los golpistas en Venezuela antes de ser amparados en los EE.UU. para convertirse en «opinólogos» de canales trasnacionales de noticias).

El Presidente también informó que fueron allanados varios hoteles en los que se capturaron a grupos infiltrados que tenían armas y planes para escurrirse entre el grupo de marchistas revolucionarios y originar hechos de violencia.

También puedes leer:

Contundente: El Presidente de Venezuela denuncia al gobierno de EEUU por dirigir el guión de un nuevo golpe de Estado

¿Es el Plan Zamora una acción represiva?

Del amanecer al alba

La madrugada del 19 de abril estuvo marcada por la difusión en redes sociales de un video del Diputado opositor Freddy Guevara dando órdenes a «los encapuchados» para garantizar la protección de sus colegas y «devolver» las lacrimógenas a las autoridades encargadas del control de orden público del Estado.

Esto ocurrió en una marcha pasada, pero es significativo porque la oposición maneja un discurso que es contrapuesto a las acciones que se rebelan en el registro audiovisual:

La Fiscal General de la República, que fue una pieza clave para la justificación de las marchas violentas de la oposición, al dirimir sus diferencias con el Tribunal Supremo de Justicia muy cerca de los micrófonos y muy lejos de los canales regulares, también emitió un comunicado que difundió en su cuenta Twitter:

En el documento resalta la solicitud a los «responsables de los organismos de seguridad del Estado» para garantizar el «derecho a manifestar de manera pacífica bajo un estricto apego a los derechos humanos». Es destacable que la Fiscal realice este pronunciamiento toda vez que han sido las instituciones públicas el blanco de los ataques de las últimas manifestaciones opositoras, incluyendo un transporte público en el que se desplazaban fiscales, el cual resultó destrozado y varios de ellos lesionados en un arrebato de «derecho» a la protesta:

La ola de terrorismo -promovida por la oposición venezolana- ha tenido como consecuencia la detención de 538 personas.

Según una ONG financiada por EE.UU., Foro Penal Venezolano, del número total de arrestados, 165 fueron absueltos sin presentación, otros 64 quedaron libres con medidas cautelares y 36 personas obtuvieron libertad plena. Hay 152 detenidos que esperan ser exculpados por presentación de fiadores, 89 que aguardan la audiencia de presentación y 32 privados de libertad por decisión judicial.

Los daños causados por las revueltas de los terroristas ascienden a 50 mil millones de bolívares hasta este momento.

El mismo Departamento de Estado norteamericano, en un comunicado de carácter injerencista, emitido a última hora el 18 de abril reclamaba una supuesta «pasividad» de los órganos de seguridad del Estado. Esto implica un cambio en el argumentario fabricado en el Pentágono para atacar a Venezuela.

En la era Trump intentan ampliar a su enemigo, hasta ahora focalizado dentro del gobierno revolucionario y sus funcionarios de seguridad, expandiéndolo agresivamente hacia los colectivos que son las organizaciones civiles del chavismo.

La oposición también marchó. Se desplazó por varios puntos de la ciudad capital. Ambas corrientes se encontraron en distintos puntos de Caracas pero no se registraron enfrentamientos entre los manifestantes de políticas contrapuestas.

https://twitter.com/RedFOX_XXI/status/854771389303312385

Desde la Avenida Bolívar una señora cantaba a través del sistema nacional de medios públicos:

«Si el imperio quiere guerra

que se baje del avión

porque en Venezuela

manda la Revolución».

Violencia

La jornada no estuvo exenta de violencia. En horas de la mañana un joven de 17 años resultó herido en la localidad de San Bernardino. En redes sociales se responsabilizó a los «colectivos» de su homicidio, en un ataque contra la movilización opositora.

Melvin Sojo, hermano del joven asesinado declaró: «mi hermano no iba a ninguna marcha; en su casa se le han enseñado valores, era un venezolano honesto».

El político de oposición Henrique Capriles Radonski capitalizó políticamente el fallecimiento del joven declarando a medios internacionales que el homicidio había tenido «motivaciones políticas». En horas de la noche, tras las acusaciones de Capriles y sin considerar el desmentido del familiar del joven Carlos Moreno, posicionaron la etiqueta: «#NicolasMaduroAsesino».

Extraoficialmente se pudo conocer que un equipo del Ministerio de Comunicación e Información habría sido asaltado por un grupo de personas uniformadas con ropa de defensa civil y trajes usados por los bomberos.

Se ha difundido la noticia de la agresión a la enfermera Erlinda Carrillo en la localidad de La Candelaria. Desde el edificio Darijak, torre 1, en la Avenida Norte 13, entre las esquinas de Mirador a Esperanza, una persona lanzó una botella de vidrio repleta de hielo. VT Actual se comunicó con una testigo de la agresión «ella iba en sentido contrario a nosotros (la marcha de revolucionarios); estaba haciendo mercado para su familia.»

«Fuimos atacados, nos lanzaban huevos, agua, cualquier cosa desde los edificios. Cuando vimos que ella cae herida con una botella de vidrio llena de agua, allí entendimos que no era cualquier cosa. Era una agresión.»

El hecho implica una reflexión sobre el uso responsable de las redes sociales y su papel al momento de la incitación a la violencia. La noche previa, un columnista del medio El Nacional, escribía en su cuenta Twitter: «Si cada venezolano demócrata neutraliza a un miembro del Plan Zamora están militarmente derrotados. Se vale hasta materos».

También el periodista venezolano y corresponsal de Venezolana de TV, compartió a través de su cuenta en la red social Twitter, el momento en el que un grupo terrorista atacaba la emblemática Torre Británica ubicada en la zona sur de la urbanización Altamira:

 

El siguiente video deja claro el carácter violento de la convocatoria opositora:

La sede administrativa de la Superintendencia de Precios Justos en El Bosque, Municipio Chacao, fue atacada por un grupo de 60 terroristas. Hicieron destrozos, se robaron equipos de computación. La policía de Chacao (a las órdenes del alcalde de oposición Ramón Muchacho) se mantuvo pasiva.

La organización de derechos humanos Fundalatin denunció ataques a sus instalaciones en El Rosal por parte de un grupo de manifestantes violentos:

La sede de la Contraloría que funciona en el Estado Falcón también fue atacada por grupos violentos en horas de la tarde:

Al caer la noche, Caracas ha sido el escenario de nuevos manifiestos históricos 207 años después de su Independencia de la Corona española. Por un lado, la violencia de los que claman por la intervención extranjera de los Estados Unidos de Norteamérica. Focos violentos se empecinan en atacar con fuegos todo cuando esté a su paso, acompasados al disrítmico cacerolazo que acompaña a la amargura.

Por el otro, los que han decidido ser libres. Los bolivarianos conocen su pasado y tienen un proyecto de futuro. La Guerra de Independencia Venezolana diezmó un tercio de la población. Conscientes de eso, el chavismo se atrinchera en una indoblegable vocación de paz. Se ve en sus rostros entusiastas, en su pasión. El chavismo colmó las calles convencido de la defensa de un proyecto histórico. Son obstinados en el optimismo. Se desenvuelven en una alegría que supera las dificultades que está por encima de la precariedad económica y las agendas violentas: saben que la prosperidad es mucho más fácil de recuperar que la soberanía.

LC

Artículos relacionados