Los escenarios políticos en Venezuela, a una semana del golpe fallido

Por Jessica Sosa

Una semana ha pasado desde que los dirigentes Juan Guaidó y Leopoldo López madrugaron con la falsa noticia de que habían tomado la Base Aérea Generalísimo Francisco de Miranda, conocida como La Carlota. La realidad, resultó que estaban al frente de la sede militar, con alrededor de 25 efectivos.

A estas alturas, nadie duda que la operación fue un fracaso, el mismo Guaidó lo ha declarado ante medios internacionales. No obstante, el hecho pudiera haber servido la mesa a varios escenarios. Al respecto, VTActual.com entrevistó a Enrique Ochoa Antich, político y escritor venezolano, opositor al Gobierno del presidente Nicolás Maduro, cuyas opiniones resultaron tendencia el 30 de abril.



Al ser consultado sobre su posición, consideró varias razones para afirmar que este hecho era una irresponsabilidad y una operación publicitaria, «ninguna de las afirmaciones del presidente de la Asamblea Nacional (Juan Guaidó) se compadeció con la verdad».

Ochoa Antich sostiene esta afirmación por las causas que enumeró así:

  • La presencia en La Carlota y el video fue claramente un truco para hacernos creer que la base militar había sido tomada
  • No era cierto que la Fuerza Armada se había sumado a la rebelión, al rato quedó claro que se trataba de una veintena de oficiales, menos del 0.01% de toda la institución.
  • Tampoco lo era que «en todo el país» se estuvieran produciendo acciones semejantes, ni una hoja se movió en ninguna guarnición.

Agregó que según su punto de vista, «era más una operación de propaganda que pretendía la ilusión de que moviera a otros militares. Foquismo. Prueba de la inmadurez de ese liderazgo político que nos lleva de derrota en derrota» expresó.

Una semana después del nuevo intento fallido por tomar el poder, mucha gente se pregunta ¿qué pasó?, les parece imposible un hecho tan improvisado, sin plan B, como luce desde afuera el plantón frente a La Carlota. Al respecto, Ochoa Antich considera que se trató de «la acción improvisada de unos pocos militares» que se dejaron llevar por un liderazgo político sin consistencia.

La operación apenas contó con una veintena de militares

El político no duda que exista malestar dentro de los cuarteles militares, como existe fuera de ellos, no obstante, resalta que «a lo más que hubiese podido llegar esta acción, si hubiese contado con más soldados como clamaba luego el presidente de la AN, habría sido una conflagración entre venezolanos, con un resultado sangriento.

Posibilidad para el diálogo

Ochoa Antich manifiesta que tras este escenario, las posibilidades de diálogo, «deberían ser mayores«, sin embargo reconoce que la vocería de la oposición, ya ha ratificado que el diálogo no está planteado, lo cual califica como una muestra de «estrechez mental sorprendente».

Aún así, cree que luego del 30 de abril debería haber una lección aprendida, «debe servir para que ambos sectores se percaten por fin de que no tienen cómo liquidar al otro».

En ese contexto, le consultamos respecto a la unidad de la oposición y responde que «la verdadera unidad opositora, para que sea eficaz, debe comenzar por un deslinde claro, irreconciliable entre moderados demócratas y radicales extremistas . Sino, unos seguirán trabajando a otros» recalcó.

Agregó que ese deslinde debió producirse en fechas anteriores, como en el 2014 (uno de los momentos más álgidos de las llamadas guarimbas). Sin embargo, reitera que «aún estamos a tiempo».

Finalmente, redactamos de manera íntegra la última pregunta y respectiva respuesta, que ofrece un panorama claro de la situación del sector opositor en el país.

¿Está el partido Voluntad Popular a la vanguardia de la oposición?

Está a la vanguardia de la oposición extremista, si. Y por la vía de hechos cumplidos y operaciones publicitarias, recursos monetarios, y apoyo foráneo, arrastra a los contemporizadores del extremismo, aquellos que siendo moderados no se atreven a alzar su voz ante la gritería extremista, ceden al chantaje de las redes y son pusilánimes frente a las acciones inconsultas del extremismo.

Pero para nada está a la vanguardia de esa mayoría social de oposición que rechaza a ambos polos, que quiere paz, acuerdo, negociaciones, diálogo, solución a los problemas y una combinación inteligente y pragmática de Estado y Mercado.

Artículos relacionados